Drenaje Linfático

El flujo linfático, al igual que la circulación sanguínea, forma parte de las numerosas funciones fisiológicas automáticas del organismo. Cuando un masaje de tipo “drenaje linfático” es aplicado mediante movimientos lentos y suaves, siguiendo la corriente del flujo natural de la linfa en los capilares y vasos linfáticos, ésta es acelerada y/o restablecida.

Al ser aplicado a una persona sana el Drenaje Linfático no sólo procura un bienestar notorio por su acción relajante, sino que puede utilizarse como apoyo para:

  • La estética: el flujo de la linfa desintoxica los tejidos eliminando las estasis (acumulación de agua estancada en los tejidos) y los desechos celulares, mantiene la hidratación de la piel, regenera las células vivas y evacua las muertas. Los Drenajes de la cara y cuello ayudan a mantener un cutis limpio y una tez sana.
  • La prevención: los ganglios linfáticos son centros depuradores ubicados a lo largo de los vasos linfáticos que filtran y purifican (gracias a su importante producción de anticuerpos) la linfa que pasa a través de ellos. Al activar el flujo linfático la producción de anticuerpos es estimulada.
  • La reducción de la celulitis: la linfa es la que absorbe y transporta los lípidos en el cuerpo. Un buen tratamiento anticelulitis debe combinar tres elementos: un cambio de régimen alimentario acompañado de ejercicios apropiados; masajes profesionales que permitan romper la envoltura de las cápsulas en las que se almacena las grasas; y drenajes que ayudan al transporte de estas grasas fuera del cuerpo.
  • Aplicado con una intención terapéutica, el Drenaje Linfático es un aliado de gran importancia para ayudar a restablecer funciones orgánicas y fisiológicas, ya que mejora el aporte de sustancias reconstituyentes, ayuda a estabilizar el contenido proteico del plasma, mejora la circulación y aumenta las defensas inmunitarias disminuyendo los riesgos de infecciones. Es particularmente útil para tratar edemas post-operatorios, edemas venosos, cicatrices, inflamaciones crónicas, problemas dermatológicos e inmunológicos.

Técnicas Propuestas

  • El Drenaje Linfático Manual (D.L.M.) según el método Vodder. Este método fue desarrollado por el fisioterapeuta danés Emil Vodder en los años 1932-36.
  • El Drenaje Líquido Activo (D.L.A.) según el método Bitar. Este método fue desarrollado por el cardiólogo, osteópata y homeópata sirio Salim Bitar y permite estimular el flujo de todas las circulaciones del cuerpo.

Contáctanos vía WhatsApp!
Enviar Mensaje