portafolio Description

    Diagnóstico del Linfedema

    Por lo general es bastante sencillo, según el historial de la condición y por simple observación. Sin embargo hay veces que puede ser difícil, sobre todo si dos condiciones coexisten. Se dispone de algunos métodos especiales (por ejemplo la tomografía axial computarizada TAC y la linfoescintigrafía). En el pasado se usaba la linfangiografía (Rayos X del sistema linfático inyectado con un medio de contraste aceitoso); esto a veces bloqueaba el resto del sistema linfático y su uso ha sido ahora completamente suspendido, excepto para circunstancias muy particulares. Si el linfedema aparece sin razón obvia, la posibilidad de cáncer siempre debe investigarse.

    La linfoescintigrafía sigue todavía siendo el mejor y más seguro método que tenemos de medir la función linfática y nos da una imagen bastante acertada del sistema. La Resonancia Magnética y la TAC son muy adecuados para observar los ganglios y para ver (respectivamente) edemas y fibrosis. No obstante, estas pruebas son realmente necesarias en unos pocos casos difíciles. En un Congreso Internacional de Linfología (Washington, 1993) la mayoría convino que el diagnóstico clínico era suficiente en un 90 por ciento de los casos.

    Los textos de la LAA son constantemente revisados, esta traducción corresponde a la versión por J.R. Casley-Smith & Judith R. Casley-Smith (L.A.A., Universidad de Adelaida – Australia). Con última corrección aportada al documento en fecha del 31 de agosto de 1995.

    Toda la información está bajo la protección de derecho de autor © de la Lymphoedema Association of Australia, 1998. Copias sin fines de lucro de la misma están autorizadas pero queda terminantemente prohibida su venta y su edición. De querer repartir copias gratuitamente la fuente debe ser citada mencionando: portal internet, fax, email, y dirección física © 2007 Lymphoedema Association of Australia. Todos derechos reservados.

    Contáctanos vía WhatsApp!
    Enviar Mensaje