Información Linfedemas

El linfedema aparece cuando el sistema linfático no funciona adecuadamente. Esto resulta en la hinchazón duradera de una o varias partes del cuerpo.  Sepa más sobre el linfedema:

Una muy buena fuente de consulta (en inglés) es el portal de la L.A.A, Asociación Australiana de Linfedemas fundada en 1982 por los Doctores Judith R. Casley-Smith y John R. Casley-Smith, destacados investigadores científicos especializados en el campo de la linfología desde la década de los 50. Agradecemos infinitamente a la L.A.A. el habernos autorizado a traducir esta información y así poder extender a los lectores hispanos el fruto de sus años de trabajo dedicados a la búsqueda de las mejores soluciones y métodos de tratamiento para aliviar a todos los que sufren de linfedema.

La información aquí presentada no pretende reemplazar a una consulta médica. Existen una serie de contraindicaciones para las terapias mencionadas, un profesional debe ser consultado antes de cualquier acción que se quiera tomar.

 

PUEDE CONSULTAR AQUÍ ABAJO:
los posts de la galería de imágenes
o
el indice desglosable


El sistema linfático es similar al sistema sanguíneo, y tiene prácticamente igual cantidad de vasos – pero estos contienen linfa, que es traslúcida y no se puede ver (a no ser de inyectarle un tinte adecuado). El sistema linfático difiere del sistema sanguíneo en que éste último continuamente circula a través de cada parte del cuerpo, mientras que la linfa solamente es drenada de cada una de las partes del cuerpo.

Al drenar, el sistema linfático se lleva el exceso de proteína y agua que continuamente se escapan de la sangre en pequeñas cantidades, además de algunas sustancias formadas en los tejidos y cualquier sustancia extraña que los penetre. El sistema linfático comienza en casi todos los tejidos en la forma de minúsculos vasos que gradualmente se juntan formando otros más grandes.

La linfa es bombeada dentro y a través de estos vasos por el movimiento de los músculos adyacentes y por las contracciones de las paredes de los vasos linfáticos más grandes. Este bombeo es ayudado por las varias válvulas dentro de los vasos. Finalmente el sistema linfático se vacía en la sangre (principalmente en la parte baja del cuello)

En su camino a través del sistema linfático, la linfa es filtrada en los ganglios linfáticos. Estos remueven toda sustancia externa (por ejemplo bacterias) y comienzan cualquier reacción inmunológica necesaria.

Los textos de la LAA son constantemente revisados, esta traducción corresponde a la versión por J.R. Casley-Smith & Judith R. Casley-Smith (L.A.A., Universidad de Adelaida – Australia). Con última corrección aportada al documento en fecha del 31 de agosto de 1995.

Toda la información está bajo la protección de derecho de autor © de la Lymphoedema Association of Australia, 1998. Copias sin fines de lucro de la misma están autorizadas pero queda terminantemente prohibida su venta y su edición. De querer repartir copias gratuitamente la fuente debe ser citada mencionando: portal internet, fax, email, y dirección física © 2007 Lymphoedema Association of Australia. Todos derechos reservados.

El sistema linfático es parte del sistema circulatorio y parte del sistema inmune. Empieza en los tejidos de la piel con pequeños capilares linfáticos o linfáticos iniciales ubicados al lado de los capilares sanguíneos. Fluido con nutrientes y oxígeno salen de los capilares sanguíneos hacia los tejidos para alimentar las células. Estas a su vez producen desechos que se van acumulando en los tejidos. Además de los desechos, hay células muertas, gérmenes, proteínas que se salen de los capilares sanguíneos pero que no pueden volver a ingresar en ellos.

El sistema linfático se lleva el fluido excedentario junto con todos los desechos, células muertas, gérmenes, proteínas y hasta células cancerosas, esta mezcla es llamada linfa. Los pequeños capilares linfáticos se convierten en vasos más grandes llamados colectores linfáticos que siguen acompañando los vasos sanguíneos. Los colectores se juntan entre sí y gradualmente van formando troncos linfáticos aferentes. Estos llevan la linfa hacia los ganglios linfáticos.

  • El fluido linfático del tronco superior y de los brazos va a los ganglios de las axilas. Estos ganglios son llamados Ganglios Axilares.
  • El fluido linfático del tronco inferior y de las piernas va a los ganglios linfáticos de la ingle, en el pliegue de la parte superior de la pierna. Estos ganglios se llaman Ganglios Inguinales.

Dentro de los ganglios, la linfa es filtrada y los desechos, gérmenes y células cancerosas son destruidos. Dentro de los ganglios hay células inmunológicas (Células T y Células B) llamadas linfocitos, entran a la linfa y de allí pueden acceder al resto del cuerpo para combatir cualquier infección. Otra cosa que ocurre dentro del ganglio, es que una parte del fluido filtrado retorna a la sangre en ese punto.

De los ganglios sale linfa purificada y de mayor concentración, es transportada por los troncos linfáticos eferentes. Esta linfa pasa por varios ganglios más, siendo cada vez más concentrada y purificada. Finalmente llega a la vena subclavia izquierda o a la vena subclavia derecha, justo encima de las clavículas. Cuando llega a ese punto de su recorrido, la linfa está principalmente compuesta de fluido, proteínas sanguíneas y linfocitos (las células inmunológicas que ayudan a combatir las infecciones). La linfa es retornada a la sangre a través de las venas subclavia izquierda y derecha que la llevan al corazón para que sea bombeada por las arterias.
El exceso de fluido en la sangre es removido del cuerpo por los riñones bajo forma de orina. Los linfocitos son llevados a través del flujo sanguíneo a las zonas del cuerpo que los necesitan para combatir infecciones. Las proteínas sanguíneas regresan a la sangre donde son requeridas para mantener los líquidos dentro de los vasos sanguíneos y así evitar que todo el fluido del sistema sanguíneo se salga de los vasos hacia los tejidos. Por tanto, el sistema linfático realiza varias labores importantes:

  • Es un recolector de basura, que remueve desechos celulares y desperdicios de los tejidos.
  • Es un sistema de reciclaje, que permite que retorne el fluido limpio y las proteínas sanguíneas al flujo sanguíneo.
  • Es un protector, que se deshace de gérmenes y células cancerosas dentro de los ganglios y dentro del cuerpo.
  • Es un sistema de alarma, que informa al sistema inmune dentro de los ganglios que hay gérmenes que combatir.
  • Es un sistema regulador que mantiene en equilibrio los fluidos corporales, y no permite que un exceso de fluido y de proteínas se acumule en los tejidos.

Párrafo agregado por el terapeuta/traductor – Los textos provienen de la formación abril-2008 en “Terapia Linfática Compleja CSLT” Método Casley-Smith, Instructor DeCourcy Squire, PT, CLT-LANA, CI-CS

Toda la información está bajo la protección de derecho de autor © de DeCourcy Squire, PT, CLT-LANA, CI-CS. Copias sin fines de lucro de la misma están autorizadas pero queda terminantemente prohibida su venta y su edición. De querer repartir copias gratuitamente la fuente debe ser citada mencionando: portal internet, fax, email, y dirección física ©DeCourcy Squire, PT, CLT-LANA, CI-CS. Todos derechos reservados.

El sistema linfático ayuda a eliminar el exceso de fluido y proteínas que entran en los tejidos desde vasos sanguíneos dañados, como ocurre en cualquier inflamación (por ejemplo después de una quemadura u otra lesión). Si no son capaces de removerlos totalmente, esa zona se hincha (edema). Sin embargo éste tipo de hinchazón es solamente temporal, porque los tejidos sanan, y los vasos sanguíneos dejan de perder líquido y proteínas en exceso.

En una lesión aguda (por ejemplo un esguince de tobillo) el sistema linfático es esencialmente normal. A pesar de haber una hinchazón inicial, esta es eliminada gradualmente a lo largo de los días y semanas. La sobrecarga es temporal, aunque dependiendo de la severidad de la lesión, alguna fibrosis podría ocurrir. Esta puede permanecer por meses o hasta quedarse permanentemente.

Los textos de la LAA son constantemente revisados, esta traducción corresponde a la version por J.R. Casley-Smith & Judith R. Casley-Smith (L.A.A., Universidad de Adelaida – Australia). Con última corrección aportada al documento en fecha del 31 de agosto de 1995.

Toda la información está bajo la protección de derecho de autor © de la Lymphoedema Association of Australia, 1998. Copias sin fines de lucro de la misma están autorizadas pero queda terminantemente prohibida su venta y su edición. De querer repartir copias gratuitamente la fuente debe ser citada mencionando: portal internet, fax, email, y dirección física © 2007 Lymphoedema Association of Australia. Todos derechos reservados.

Si parte del sistema linfático está dañado o bloqueado, las proteínas continuarán entrando dentro de los tejidos a través de los capilares sanguíneos como lo hacen normalmente y  empiezan a acumularse allí ya que el sistema linfático de esa área, estando dañado, no puede drenarlos (llevárselos). Esta acumulación de proteína en los tejidos (que causa además un exceso de fluido) hace que los tejidos se hinchen. La hinchazón disminuye la oxigenación de los tejidos, interfiere en su funcionamiento normal y provoca que se regeneren más lentamente de lo normal.

Hasta cierto punto, las proteínas también son eliminadas por algunas células dentro de los tejidos (por ejemplo los macrófagos). Estos ayudan al sistema linfático y pueden parcialmente sustituirlo si el sistema linfático está bloqueado. Sin embargo, en el caso de linfedemas, el exceso crónico de proteínas causa que estas células también dejen de funcionar.

Este exceso de proteína actúa también como un estímulo para inflamaciones crónicas. Uno de los resultados de esto es la formación excesiva de tejido fibrótico (duro). La inflamación crónica causará la formación y dilatación de más capilares sanguíneos. Esto hace que la extremidad (o zona afectada) se sienta caliente.

Este calor, combinado con las proteínas estancadas, provee un medio perfecto para el desarrollo de bacterias (Inflamación Aguda Secundaria -Secondary Acute Inflammation, S.A.I.- o  dermato-lymphangio-adentitis, D.L.A.). El paciente puede sentirse muy enfermo, con infecciones constantes y necesitar hospitalización. Las infecciones por hongos también son muy frecuentes, y a menudo difíciles de tratar. Estas infecciones de por sí, agregan una carga adicional al sistema linfático, empeorando aún más el linfedema. Cualquier infección u otra inflamación (por ejemplo después de una intervención quirúrgica, quemadura de sol, etc) empeorará el linfedema.

Si la hinchazón es rápida (por ejemplo después de una operación), puede causar gran dolor. Esto es porque los tejidos están siendo desgarrados. Las áreas adyacentes, que están recibiendo el exceso de fluido desviado de la región bloqueada, a menudo duelen también (por ejemplo el hombro contiguo a un brazo con linfedema). Si la hinchazón es lenta (por ejemplo en linfedemas primarios), puede no haber dolor, excepto durante episodios infecciosos.

Usualmente se considera que el linfedema ocurre solamente en brazos o piernas, pero cualquier órgano o región del cuerpo puede padecerlo: los genitales, los pulmones, el intestino, el hígado a consecuencia de una hepatitis crónica, etc.

El Linfedema tiene además otros numerosos efectos: disminuye la movilidad, causa vergüenza, puede llevar a depresiones y causar un empeoramiento general de la vida y salud del paciente. Si el Linfedema es severo, especialmente si más de una extremidad es afectada, el paciente es extremadamente pesado.

Esto puede confundirse con obesidad, pero las dietas son inútiles si solo es linfedema; sin embargo, si hay obesidad, el ponerse a dieta es recomendable. Aún si solamente una extremidad está afectada, el peso adicional puede causar torpeza y esto hace que la extremidad afectada esté más expuesta a lesiones y consecuentes infecciones bacteriales.

El drenaje Linfático de las piernas es más difícil que el de los brazos, el caminar es más difícil y el exceso de peso desalienta el hacerlo. Así es que el linfedema en las piernas es a menudo peor que en los brazos.

Cuando inicialmente aparece el linfedema si se presiona la piel con el pulgar quedará marcado un hoyo o depresión. Gradualmente el linfedema aumenta y se endurece, ya no se marca la piel al ser presionada. Si la enfermedad persiste durante algunos años, la hinchazón empeora, y ocurren cambios en la piel. Hay una perdida de vello y alteraciones en las uñas. La piel puede volverse muy gruesa, con grandes pliegues y verrugas: Elefantiasis. Unos cuantos pacientes con linfedema de larga duración desarrollan un linfangiosarcoma (Síndrome de Stewart-Treves). Cualquier linfedema que no reciba tratamiento gradualmente seguirá este camino.

Los textos de la LAA son constantemente revisados, esta traducción corresponde a la versión por J.R. Casley-Smith & Judith R. Casley-Smith (L.A.A., Universidad de Adelaida – Australia). Con última corrección aportada al documento en fecha del 31 de agosto de 1995.

Toda la información está bajo la protección de derecho de autor © de la Lymphoedema Association of Australia, 1998. Copias sin fines de lucro de la misma están autorizadas pero queda terminantemente prohibida su venta y su edición. De querer repartir copias gratuitamente la fuente debe ser citada mencionando: portal internet, fax, email, y dirección física © 2007 Lymphoedema Association of Australia. Todos derechos reservados. 

  • Sensación de tirantez y pesadez en la extremidad.
  • Dolor con sensación que la zona va a estallar.
  • Dolor en los glúteos (linfedema en pierna) o atrás del hombro (linfedema en brazo).
  • Hormigueos en la extremidad.
  • Dolores punzantes que suben por la extremidad.
  • Sensación de ser apretado y dolor en el interior del codo o parte trasera de la rodilla.
  • Dolor en las articulaciones (por ejemplo: codo, rodilla y tobillo), similar a la artrosis y frecuentemente diagnosticada como tal.
  • Dolor en la ingle de la pierna afectada.
  • Abdomen hinchado, si una pierna está afectada o en caso de linfedema generalizado.
  • La extremidad o área afectada está más caliente que el resto -aunque no esté roja, lo que sugiere además una infección (Inflamación Aguda Secundaria)
  • En algunos Linfedemas Primarios puede haber un aumento muy gradual en el tamaño de la extremidad afectada, pero ningún dolor en particular -solo una sensación de pesadez en la extremidad. Sin embargo, cualquier infección la vuelve dolorosa a causa del rápido aumento del tamaño de la extremidad y el consecuente empeoramiento del linfedema.
  • Las articulaciones, principalmente la rodilla, también pueden volverse linfedematosas -se sienten como (y muchas veces son diagnosticadas como) artritis -lo que en un sentido también son.
  • Algunas veces la linfa puede gotear a través de la piel volviéndose esta entonces particularmente vulnerable a infecciones

Los textos de la LAA son constantemente revisados, esta traducción corresponde a la versión por J.R. Casley-Smith & Judith R. Casley-Smith (L.A.A., Universidad de Adelaida – Australia). Con última corrección aportada al documento en fecha del 31 de agosto de 1995.

Toda la información está bajo la protección de derecho de autor © de la Lymphoedema Association of Australia, 1998. Copias sin fines de lucro de la misma están autorizadas pero queda terminantemente prohibida su venta y su edición. De querer repartir copias gratuitamente la fuente debe ser citada mencionando: portal internet, fax, email, y dirección física © 2007 Lymphoedema Association of Australia. Todos derechos reservados. 

Hay muchas razones por las cuales el sistema linfático puede fallar, se dividen en dos grupos principales: Primarios y Secundarios.

Linfedema Primario (carencia de vasos linfáticos)

Usualmente en estos casos simplemente hay una cantidad insuficiente de vasos linfáticos; a veces hay muchos pero están demasiado dilatados y no bombean adecuadamente; otras veces es una combinación de ambas situaciones. Este linfedema puede aparecer antes del nacimiento (linfedema connatal), durante la pubertad, lo que es lo más frecuente en linfedemas primarios (linfedema praecox), o aparecer más tarde en la vida, por ejemplo a partir de los 30-40 años en adelante (linfedema tarda). Ocasionalmente puede producirse un estrechamiento de alguna de las grandes troncales del sistema linfático, por ejemplo el ducto torácico. El linfedema primario también puede empezar después de un brote de linfedema secundario en otra parte del cuerpo, por ejemplo un linfedema post-mastectomía (secundario) puede iniciar un linfedema en la pierna que se encuentra del mismo lado.

Linfedema Secundario (vasos linfáticos obstruidos o seccionados)

Los linfedemas secundarios pueden darse cuando el drenaje linfático está bloqueado o seccionado debido a:

  1.   Cirugía, especialmente a raíz de carcinomas, con la extracción de ganglios linfáticos o de mucho tejido (por ejemplo en una operación de melanoma) teniendo que cortarse muchos vasos linfáticos.
  2.   Radioterapia; que al eliminar las células cancerígenas suelen destruir los ganglios linfáticos, bloqueándolos con tejido fibrótico.
  3. Un traumatismo accidental puede desgarrar vasos linfáticos que pueden no volver a juntarse aún cuando lo hagan los vasos sanguíneos; cualquier exceso de tejido fibrótico causado por la lesión puede mas tarde contraer los tejidos y constreñirlos.
  4. Parásitos (por ejemplo gusanos filariales) que bloquean el drenaje linfático. La hinchazón puede ocurrir cuando los gusanos crecen, dañando los vasos linfáticos y destruyendo sus válvulas. Generalmente la hinchazón ocurre solo pasados algunos años después que los gusanos fueron inyectados. Cuando éstos mueren, se desarticulan causando inflamación que bloquea el sistema linfático.
  5. La parálisis de una extremidad impide el bombeo linfático causando un edema por inmovilidad “edema de silla de ruedas” (wheelchair edema)
  6. La insuficiencia venosa crónica a menudo implica a los vasos linfáticos que corren junto a las venas sanguíneas, sumándose tarde o temprano el linfedema al edema venoso.
  7. Lipedema (No es en sí un linfedema, pero puede causar un linfedema secundario).

Los textos de la LAA son constantemente revisados, esta traducción corresponde a la versión por J.R. Casley-Smith & Judith R. Casley-Smith (L.A.A., Universidad de Adelaida – Australia). Con última corrección aportada al documento en fecha del 31 de agosto de 1995.

Toda la información está bajo la protección de derecho de autor © de la Lymphoedema Association of Australia, 1998. Copias sin fines de lucro de la misma están autorizadas pero queda terminantemente prohibida su venta y su edición. De querer repartir copias gratuitamente la fuente debe ser citada mencionando: portal internet, fax, email, y dirección física © 2007 Lymphoedema Association of Australia. Todos derechos reservados.

Una vez que los vasos linfáticos están dañados, el linfedema puede aparecer en cualquier momento. Algunas veces empieza de inmediato y permanece de por vida; otras veces un edema puede durar unas pocas semanas y luego desaparecer, y puede o no volver a surgir; o a veces surge años después del evento. Una vez que los vasos linfáticos se han dañado, cualquier hecho trivial puede provocar su aparición, por ejemplo: una picadura de abeja, una quemadura de sol, el cargar pesos excesivos o incluso un largo viaje en avión.

Aparte de la fase aguda que ocurre poco después de la obstrucción y que después desaparece, una vez que empieza el linfedema, progresivamente empeora su estado. Este empeoramiento es generalmente más lento en linfedemas primarios y es más rápido en linfedemas secundarios. Generalmente suele ser un proceso constante y estable, salvo que se produjera alguna inflamación adicional (por ejemplo: infección, lesión, quemadura) que dispara el proceso empeorándolo muy rápidamente.

Los textos de la LAA son constantemente revisados, esta traducción corresponde a la versión por J.R. Casley-Smith & Judith R. Casley-Smith (L.A.A., Universidad de Adelaida – Australia). Con última corrección aportada al documento en fecha del 31 de agosto de 1995.

Toda la información está bajo la protección de derecho de autor © de la Lymphoedema Association of Australia, 1998. Copias sin fines de lucro de la misma están autorizadas pero queda terminantemente prohibida su venta y su edición. De querer repartir copias gratuitamente la fuente debe ser citada mencionando: portal internet, fax, email, y dirección física © 2007 Lymphoedema Association of Australia. Todos derechos reservados.

Grado 1, si se presiona la piel con el pulgar quedará marcado un hoyo o depresión. La hinchazón se reducirá si el miembro afectado es elevado.

Grado 2, hay mayor exceso de tejido fibrótico y ya no se marqua la piel al ser presionada, tampoco se reduce mucho con la elevación de la extremidad afectada (ejemplo: en cama toda la noche o durante 2-3 días). La extremidad afectada se “endurece” gradualmente por el exceso de tejido fibrótico debido a la inflamación crónica.

Elefantiasis Grado 3, ocurren mayores cambios en la piel: muchas protuberancias y grandes bultos.

Los textos de la LAA son constantemente revisados, esta traducción corresponde a la versión por J.R. Casley-Smith & Judith R. Casley-Smith (L.A.A., Universidad de Adelaida – Australia). Con última corrección aportada al documento en fecha del 31 de agosto de 1995.

Toda la información está bajo la protección de derecho de autor © de la Lymphoedema Association of Australia, 1998. Copias sin fines de lucro de la misma están autorizadas pero queda terminantemente prohibida su venta y su edición. De querer repartir copias gratuitamente la fuente debe ser citada mencionando: portal internet, fax, email, y dirección física © 2007 Lymphoedema Association of Australia. Todos derechos reservados.

Linfedema primario

Su alcance varía desde afectar solo una parte de una extremidad hasta muchas partes del cuerpo, incluso el intestino (causando enteropatía por pérdida de proteína, linfangiectasia intestinal) y los pulmones. si una pierna es afectada, probablemente la otra también padezca de drenaje linfático insuficiente y está en situación de riesgo.

También existe una condición de linfedema generalizado en la que todas las extremidades y el tronco son afectados. A menudo el paciente es diagnosticado como obeso, pero las dietas sucesivas son inútiles (a pesar de su seguimiento estricto).

Linfedema secundario

Se da en las regiones mas alejadas del tronco (distales) que son drenadas por vasos linfáticos que han sido dañados, por ejemplo si los ganglios linfáticos han sido extraídos durante una cirugía, o se han vuelto fibróticos debido a la radioterapia. Por ello, suele aparecer en brazos después de mastectomías, en brazos o piernas después de una operación por melanoma y en una o ambas piernas después de cirugías oncológicas en la región pélvica. También es bastante frecuente después de accidentes graves (por ejemplo de motocicleta) que causan lesiones de muchos vasos linfáticos.

En el linfedema por filariasis, la hinchazón dependerá de dónde se alojan finalmente los gusanos filariales. Si lo hacen en los ganglios que drenan una pierna, la pierna se hinchará. Si lo hacen en ganglios más allá a lo largo del sistema linfático, ambas piernas y la región genital pueden hincharse. El linfedema filarial también puede aparecer en brazos (pero es raro).

Aunque uno usualmente piense que el linfedema afecta sólo a las extremidades, sobre todo en la piel y tejido subcutáneo, también pueden ser afectadas otras regiones. Es bastante común que las articulaciones también sufran de linfedema -causando una artritis linfostática; una vez que el resto del linfedema es tratado, ésta también mejora. El intestino se mencionó bajo linfedema primario, pero ocasionalmente puede ser afectado por un linfedema secundario. Es probable que otros órganos internos puedan padecer de linfedema, pero esto es raramente diagnosticado, porque aún no se han desarrollado los exámenes para ello, sin embargo la hinchazón puede sentirse o verse con tomografías computarizadas.

Los textos de la LAA son constantemente revisados, esta traducción corresponde a la versión por J.R. Casley-Smith & Judith R. Casley-Smith (L.A.A., Universidad de Adelaida – Australia). Con última corrección aportada al documento en fecha del 31 de agosto de 1995.

Toda la información está bajo la protección de derecho de autor © de la Lymphoedema Association of Australia, 1998. Copias sin fines de lucro de la misma están autorizadas pero queda terminantemente prohibida su venta y su edición. De querer repartir copias gratuitamente la fuente debe ser citada mencionando: portal internet, fax, email, y dirección física © 2007 Lymphoedema Association of Australia. Todos derechos reservados.

En 1982, La Organización Mundial de Salud, estimó que 90 millones de personas padecían linfedema filarial, elefantiasis e hidrocele. Se estima que puede haber unas 500 millones de personas sufriendo de algún tipo de Linfedema en el mundo.

Párrafo añadido por el traductor/terapeuta: “Riesgos de tener Linfedema a consecuencia de cáncer de mama (Inglés)” de Joachim Zuther, 08/09/2012. Resumen:

  • 42% de pacientes de cáncer de mama, tienen linfedema de brazo dentro de los primeros 3 años, pero el riesgo de tener linfedema es de por vida.
  • La extracción de nodos, radiación, cirugía, quimioterapia, seroma y síndrome Axillaryweb (AWS) son factores de riesgo adicionales.
  • El linfedema de tronco y pecho es muy común pero muy difícil de medir. Mediante ultrasonidos se ha detectado edemas de pecho subcutáneo en hasta el 70% de pacientes de cáncer de mama 1 año después de cirugía.
  • La biopsia del nodo centinela reduce pero no elimina el riesgo de linfedema de brazo y plantea un riesgo significante al linfedema de pecho.

 Los textos de la LAA son constantemente revisados, esta traducción corresponde a la versión por J.R. Casley-Smith & Judith R. Casley-Smith (L.A.A., Universidad de Adelaida – Australia). Con última corrección aportada al documento en fecha del 31 de agosto de 1995. Comentarios adicionales del terapeuta/traductor están debidamente señalados en el texto.

Toda la información está bajo la protección de derecho de autor © de la Lymphoedema Association of Australia, 1998. Copias sin fines de lucro de la misma están autorizadas pero queda terminantemente prohibida su venta y su edición. De querer repartir copias gratuitamente la fuente debe ser citada mencionando: portal internet, fax, email, y dirección física © 2007 Lymphoedema Association of Australia. Todos derechos reservados.

Por lo general es bastante sencillo, según el historial de la condición y por simple observación. Sin embargo hay veces que puede ser difícil, sobre todo si dos condiciones coexisten. Se dispone de algunos métodos especiales (por ejemplo la tomografía axial computarizada TAC y la linfoescintigrafía). En el pasado se usaba la linfangiografía (Rayos X del sistema linfático inyectado con un medio de contraste aceitoso); esto a veces bloqueaba el resto del sistema linfático y su uso ha sido ahora completamente suspendido, excepto para circunstancias muy particulares. Si el linfedema aparece sin razón obvia, la posibilidad de cáncer siempre debe investigarse.

La linfoescintigrafía sigue todavía siendo el mejor y más seguro método que tenemos de medir la función linfática y nos da una imagen bastante acertada del sistema. La Resonancia Magnética y la TAC son muy adecuados para observar los ganglios y para ver (respectivamente) edemas y fibrosis. No obstante, estas pruebas son realmente necesarias en unos pocos casos difíciles. En un Congreso Internacional de Linfología (Washington, 1993) la mayoría convino que el diagnóstico clínico era suficiente en un 90 por ciento de los casos.

Los textos de la LAA son constantemente revisados, esta traducción corresponde a la versión por J.R. Casley-Smith & Judith R. Casley-Smith (L.A.A., Universidad de Adelaida – Australia). Con última corrección aportada al documento en fecha del 31 de agosto de 1995.

Toda la información está bajo la protección de derecho de autor © de la Lymphoedema Association of Australia, 1998. Copias sin fines de lucro de la misma están autorizadas pero queda terminantemente prohibida su venta y su edición. De querer repartir copias gratuitamente la fuente debe ser citada mencionando: portal internet, fax, email, y dirección física © 2007 Lymphoedema Association of Australia. Todos derechos reservados.

A veces es confundido con el linfedema. En sus primeras fases no hay hinchazón de los pies, estando ambas piernas siempre implicadas. El tejido superficial del drenaje linfático es gradualmente afectado por los depósitos de grasa, conllevando la formación de un linfedema verdadero (pero secundario). El drenaje linfático profundo, aunque presente, es más lento de lo normal. Se depositan grandes cantidades de grasa en las piernas, muslos y nalgas. El presionar la piel resulta a menudo muy doloroso. Puede tener el aspecto de “piel de maranja – celulitis”.

Inicialmente la parte inferior de la pierna y el muslo se hinchan y se vuelven sensibles, hay dolor en la rodilla y los tejidos se pliegan como un relleno colocado encina del pie. A medida que progresa cualquier linfedema que se le asocia, el pie se ve involucrado. El lipedema puede aparecer en los brazos, pero esto ocurre en menor grado; al igual que el pie, la mano no es involucrada hasta fases más tardías.

El tratamiento con Terapia Física Compleja es definitivamente indicado para casos de lipedema, aunque las reducciones no son tan grandes como las que se obtienen en casos de linfedemas ordinarios.

Los textos de la LAA son constantemente revisados, esta traducción corresponde a la versión por J.R. Casley-Smith & Judith R. Casley-Smith (L.A.A., Universidad de Adelaida – Australia). Con última corrección aportada al documento en fecha del 31 de agosto de 1995.

Toda la información está bajo la protección de derecho de autor © de la Lymphoedema Association of Australia, 1998. Copias sin fines de lucro de la misma están autorizadas pero queda terminantemente prohibida su venta y su edición. De querer repartir copias gratuitamente la fuente debe ser citada mencionando: portal internet, fax, email, y dirección física © 2007 Lymphoedema Association of Australia. Todos derechos reservados.

El linfedema (linfoedema) es una condición crónica, es producida por una insuficiencia básica de la función linfática. El sistema linfático es responsable de drenar el fluido de los tejidos del cuerpo y ayuda a combatir las infecciones. Cuando no funciona adecuadamente, fluido y proteínas de alto valor molecular se acumulan en los tejidos causando que estos se hinchen y cambien (por ejemplo se endurecen). La extremidad afectada puede también volverse inconfortable y perder rango de movimiento lo que afecta la capacidad de efectuar actividades ordinarias. A pesar de nunca poder ser completamente curado, puede ser enormemente mejorado. Hay varios tratamientos para linfedema, muchos de los cuales pueden usarse conjuntamente. Estos tratamientos y sus combinaciones, se pueden obtener de terapeutas formados por los cursos ofrecidos por La Asociación Australiana de Linfedemas por Judith R. Casley-Smith. Otros grupos en Australia también ofrecen cursos relativos al linfedema y entrenan terapeutas. Detalles de estos pueden ser consultados en sus páginas web. Cuando considere llevar estos cursos o seguir algún tratamiento, es siempre oportuno preguntar si es que el terapeuta asiste regularmente a programas de actualización. El tratamiento indicado a continuación no representa la totalidad de los ofrecidos en el mercado, pero es el más fuertemente recomendado por la LAA y los esposos Casley-Smith: Terapia Física Compleja (C.P.T.) también llamada Terapia Linfática Compleja (C.T.L.) o Terapia Linfática compleja Método Casley-Smith (C.S.T.L.) o Terapia Física Compleja Decongestiva (C.D.P.T.) que combina:

Es la combinación de estos cuatro puntos la que ha demostrado obtener mejores resultados en los estudios realizados a la fecha. Párrafo agregado por el terapeuta/traductor: El texto proviene de la formación abril-2008 en “Terapia Linfática Compleja CSLT” Método Casley-Smith, Instructor DeCourcy Squire, PT, CLT-LANA, CI-CS :Los tratamientos más adecuados para casos de linfedema, recomendados por la American Cancer Society y la International Society of Lymphology, constan en el seguimiento de protocolos llamados: Terapia Descongestiva Completa o Terapia Linfática Compleja que deben ser llevados a cabo por un terapeuta certificado en el tratamiento de linfedemas mediante uno de estos métodos. El tratamiento consta de dos partes, un curso intensivo y un programa de mantenimiento en casa. Para encontrar un especialista capacitado en el tratamiento de linfedemas, puede consultar las páginas siguientes:   www.lymphnet.org, www.acols.com, www.lymphoedema.org.au, www.vodderschool.com, www.nortonschool.comwww.foeldiklinik.de

La Terapia Linfática Compleja consta de cuatro partes principales:

  1.  Cuidado de la piel constante, para mejorar el estado de la piel y para prevenir cualquier infección que recargaría aún más el sistema linfático. .
  2.  Drenaje linfático manual es una forma de masaje especial que se da diariamente durante el curso intensivo, que estimula la remoción del exceso de fluidos y proteínas de los tejidos, suaviza los tejidos y abre pasos linfáticos alternativos para que zonas no afectadas puedan ayudar a drenar las partes afectadas. Este masaje linfático especial, vacía primero las regiones linfáticas del tronco (incluso de zonas bastante distantes de la zona afectada) y las áreas no afectadas adyacentes de la extremidad hinchada. Esto crea una zona vacía donde puede dirigirse el fluido de la extremidad hinchada. Luego, la extremidad afectada es drenada, empezando desde la parte superior, cercana al tronco, y gradualmente involucrando cada vez más la extremidad hasta llegar a la mano o el pié. Los movimientos del masaje se hacen siempre respetando el sentido del flujo linfático, es decir, hacia el tronco. Las reducciones continuarán después del tratamiento solamente si se ha mejorado la capacidad de drenaje del área afectada hacia las áreas no afectadas habiendo logrado agrandar el tamaño y el número de los vasos linfáticos que unen esta área de drenaje con las aledañas (los vasos linfáticos colaterales). Uno puede ilustrar esto como un desvío de automóviles desde una zona atollada hacia otras calles que están libres para que el tráfico vuelva a ser constante y fluido. (Nota del terapeuta/traductor: El drenaje manual es efectuado a flor de piel, jamás deben hacerse presiones fuertes en zonas afectadas. Las presiones deben tener la fuerza de una caricia a un recién nacido. Si presiones fuertes son hechas existe el peligro de hacer colapsar los finos filamentos que sostienen los capilares linfáticos y que por la hinchazón están bajo tensión extrema. Si un terapeuta le hace doler en cualquier tipo de drenaje: post-cirugía, estética, tratamiento de edema venoso o linfedema es oportuno averiguar si es que esa persona ha realmente recibido una capacitación adecuada antes de proseguir las sesiones). .
  3. Vendajes de baja elasticidad deben ser colocados en las extremidades después de cada sesión de drenaje linfático manual. Se colocan varias capas de vendas según un método de gradiente de manera a minimizar la reacumulación de fluido (las vendas elásticas comunes vendidas en farmacias no son adecuadas) y al terminar el curso intensivo se buscará una prenda de contención adecuada para impedir que la extremidad reducida vuelva a recuperar su grosor anterior. .
  4. Secuencia de ejercicios descongestionantes que completan el drenaje linfático manual.

Para lograr buenos resultados, el curso intensivo de Terapia Linfática Compleja dura de 2 a 6 semanas (más tiempo en casos severos) durante las cuales la extremidad deberá ser drenada manualmente por lo menos durante una hora por día, un mínimo de 5 días por semana. Durante un curso intensivo de Terapia Linfática Compleja, realizado adecuadamente, la mayor parte de las reducciones ocurrirán los primeros 7 a 10 días. El resto del tiempo es dedicado a mantener las reducciones, abrir las vías de drenaje colaterales, aumentar el bombeo de las vías de drenaje más profundas, suavizar el exceso de tejido fibrótico y a veces realizando intervenciones especiales por condiciones de piel que lo exijan. El mantener las mejorías y reducciones obtenidas por el curso intensivo de Terapia Linfática Compleja dependerá siempre de si el paciente está dispuesto a colaborar utilizando en todo momento vendajes o prendas de contención, cuidando y protegiendo el miembro afectado de cualquier infección, perseverando con su rutina de ejercicios especiales. (Esta secuencia de ejercicios especialmente diseñados brinda una gran diferencia durante y después de la terapia.) El terapeuta puede adicionalmente, de considerarlo pertinente, enseñar una versión simplificada del drenaje linfático manual a una tercera persona, para que esta pueda reproducirlo en casa. El cuidado rutinario de la extremidad le ayudará a mantener las reducciones y la suavidad de los tejidos. De ser necesario, un curso intensivo adicional puede ser comenzado de seis meses a un año después de concluir el anterior. Siguiendo éstas instrucciones, siempre se obtendrá una reducción, sin tener que pasar por el dolor o el gasto muy superior de una intervención quirúrgica, que además a menudo lleva a resultados mucho más pobres o incluso empeoran la condición. Cuando elija un terapeuta, averigüe cual es su formación, cuanta experiencia tiene y que tanto ha logrado con pacientes anteriores. Es también importante preguntarle hace cuanto tiempo se formó y hace cuanto asistió a un programas de actualización. Averigüe si las vendas que usa son adecuadas para el tratamiento de linfedemas y con que prendas de contención trabaja. Pida ver su certificación acreditada por la Asociación Australiana de Linfedemas (LAA), por la Clínica Földi o por un centro autorizado de formación del Dr. Vodder. Entonces sabrá que por lo menos tiene una formación apropiada y constantemente actualizada. Sin embargo esto no necesariamente significa que tenga la experiencia o el tiempo para llegar a resultados excelentes. Le aconsejamos que su doctor se asegure que la extremidad afectada esté libre de cualquier infección (por ejemplo celulitis) antes de empezar el tratamiento, ya que esto supone una gran carga adicional a su sistema linfático e interfiere con el programa del tratamiento. (Sin embargo pueden tratarse satisfactoriamente úlceras crónicas e infecciones por hongos durante la terapia). Es por supuesto aconsejable que el diagnóstico de linfedema sea certero antes de comenzar el curso intensivo de Terapia Linfática Compleja Después del curso intensivo de Terapia Linfática Compleja, para un mejor mantenimiento se recomienda el uso de una manga o media de contención adecuada (el tiempo de uso de dicha prenda deberá decidirse por el paciente y el terapeuta, pero los estudios demuestran que a mayor tiempo de uso, mejor se mantiene la extremidad). La manga o media de contención debe ser cuidada de manera apropiada y cambiada cuando sea necesario (las prendas de contención generalmente pierden su elasticidad después de los 3 a 6 meses de uso). ¡Es una pérdida de tiempo y dinero el recibir este tipo de tratamiento, para luego permitir que el edema vuelva a su estado anterior, sólo porque el paciente no usa la prenda de contención adecuadamente! Los pacientes también deben continuar con su rutina de ejercicios descongestionantes (pueden también practicar otros ejercicios como por ejemplo taichi o chi kung). Si de noche el paciente puede vendar su extremidad como durante el curso intensivo del tratamiento, esto generalmente le acomodará mucho más para dormir que el hacerlo usando una prenda de contención. Los pacientes pueden desear regresar después de seis meses a un año para repetir el curso de tratamiento intensivo y posiblemente volver a hacer lo mismo pasado otro año. Estos retornos pueden ser beneficiosos porque después de un tiempo el cuerpo se ha remodelado y es posible que todavía se reduzca aún más el edema. Algunos pacientes se benefician de cursos intensivos más frecuentes pero probablemente más cortos. Uno debe tener presente que cuanto más pronto se trate el linfedema, mejor. Un linfedema reciente con tejidos suaves puede reducirse a menudo casi al tamaño del miembro no afectado; pero se llegan a buenas reducciones incluso en casos de linfedemas antiguo.

Los textos de la LAA son constantemente revisados, esta traducción corresponde a la versión originalmente escrita por: John R. Casley-Smith & Judith R. Casley-Smith y  corregida por ellos por última vez el 24 de Julio del 2001. Correcciones posteriores fueron aportadas en Febrero del 2007, pero los resultados de investigaciones más actuales todavía no han sido incluidos. Para que puedan acceder a los avances más recientes en este campo se les recomienda consultar la página web del “Journal of Lymphoedema

Toda la información está bajo la protección de derecho de autor © de la Lymphoedema Association of Australia, 1998. Copias sin fines de lucro de la misma están autorizadas pero queda terminantemente prohibida su venta y su edición. De querer repartir copias gratuitamente la fuente debe ser citada mencionando: portal internet, fax, email, y dirección física © 2007 Lymphoedema Association of Australia. Todos derechos reservados.

Estas prendas son consideradas una parte esencial de la terapia linfática compleja, sin embargo a veces son usadas solas. El solamente usar una prenda de contención es un medio de mantenimiento funcional. Usadas solas, estas prendas no reducen el linfedema. Pueden mantener relativamente el tamaño de la extremidad, aunque esta probablemente siga incrementándose de forma lenta, pero mucho más despacio que si no se usara la prenda. Cuando se combina el uso de prendas de contención adecuadas con la secuencia de ejercicios especiales para el linfedema, algunos pacientes no sólo logran mantener el tamaño de la extremidad afectada (en vez del inexorable aumento de esta) pero además en muchos casos logran una reducción lenta.

Dos aspectos importantes son tomados en cuenta al seleccionar une prenda de contención.

1. Que tenga la compresión adecuada para su extremidad (un especialista puede aconsejarle cual es la compresión adecuada para su caso particular) y que la prenda haya sido fabricada con compresión por gradientes (es decir que la prenda sea más ajustada en la parte inferior de la extremidad y menos ajustada en la parte superior de la extremidad cerca del tronco)

2. Que la prenda esté a su medida exacta y sea confortable (Por ejemplo que no cause fricciones o estrangule la extremidad, lo que es contraproducente). Recordamos que la manga o media de contención debe ser cuidada de manera apropiada y cambiada cuando sea necesario (las prendas de contención generalmente pierden su elasticidad después de los 3 a 6 meses de uso).

Los textos de la LAA son constantemente revisados, esta traducción corresponde a la versión originalmente escrita por: John R. Casley-Smith & Judith R. Casley-Smith y corregida por ellos por última vez el 24 de Julio del 2001. Correcciones posteriores fueron aportadas en Febrero del 2007, pero los resultados de investigaciones más actuales todavía no han sido incluidos. Para que puedan acceder a los avances más recientes en este campo se les recomienda consultar la página web del “Journal of Lymphoedema

Toda la información está bajo la protección de derecho de autor © de la Lymphoedema Association of Australia, 1998. Copias sin fines de lucro de la misma están autorizadas pero queda terminantemente prohibida su venta y su edición. De querer repartir copias gratuitamente la fuente debe ser citada mencionando: portal internet, fax, email, y dirección física © 2007 Lymphoedema Association of Australia. Todos derechos reservados.

El ejercicio moderado, particularmente si es diseñado para el tratamiento de Linfedema es útil (generalmente se trata una secuencia de movimientos que le es enseñada por su terapeuta durante el curso intensivo de tratamiento). Demasiado ejercicio (es decir al punto tener cansancio o dolor muscular) hará que el Linfedema empeore. Estudios recientes han comprobado que el linfedema no se desencadena ni empeora si los ejercicios se hacen con el debido calentamiento previo y deceleración lenta al final. Con linfedema de piernas, evite ejercicios que pongan una gran tensión sobre las piernas (por ejemplo aeróbicos o trampolines). La Natación y la hidroterapia (ejercicios en el agua) son una muy buena forma de ejercitarse, pueden además usarse las boquillas de donde sale el agua a presión en las piscinas de los “spas” – siempre y cuando el agua se mantenga fresca. Ejercicios lentos como el taichi o el chi kung también son adaptados a esta condición.

Ejercitarse regularmente es también importante en el mantenimiento general y bienestar del cuerpo así como para mantener un peso saludable. El mantener un peso saludable es particularmente importante para aquellas personas que están en riesgo de desarrollar linfedema, ya que se ha demostrado que la obesidad aumenta este riesgo así como aumenta la incidencia de infecciones (celulitis) en las personas ya afectadas.

Los textos de la LAA son constantemente revisados, esta traducción corresponde a la versión originalmente escrita por: John R. Casley-Smith & Judith R. Casley-Smith y  corregida por ellos por última vez el 24 de Julio del 2001. Correcciones posteriores fueron aportadas en Febrero del 2007, pero los resultados de investigaciones más actuales todavía no han sido incluidos. Para que puedan acceder a los avances más recientes en este campo se les recomienda consultar la página web del “Journal of Lymphoedema

Toda la información está bajo la protección de derecho de autor © de la Lymphoedema Association of Australia, 1998. Copias sin fines de lucro de la misma están autorizadas pero queda terminantemente prohibida su venta y su edición. De querer repartir copias gratuitamente la fuente debe ser citada mencionando: portal internet, fax, email, y dirección física © 2007 Lymphoedema Association of Australia. Todos derechos reservados.

La secuencia de ejercicios descongestionantes es el aspecto más importante de la terapia linfática compleja, funciona en combinación con los demás aspectos de esta terapia y no como un tratamiento de por si solo.

Los ejercicios de la LAA (Asociación Australiana de Linfedemas) han sido específicamente diseñados para ese propósito. Sin embargo, pueden también beneficiarse de ellos pacientes de linfedema quienes, por alguna razón, no pueden atenderse en un centro de tratamiento. Esto no significa que otras rutinas de ejercicios no puedan ser igual de eficaces, pero que esta sí ha demostrado serlo.

Los ejercicios deberán ser efectuados mientras se lleven puestos vendajes de baja elasticidad o prendas de contención, manga o media. Deberán ser hechos una o dos veces al día durante el tratamiento y luego ser continuados después de haber sido dado de alta.

Los ejercicios han sido cuidadosamente diseñados para ser efectuados en una secuencia precisa, y tienen tres funciones:

  1.  Los primeros ejercicios vacían los reservorios linfáticos centrales (ganglios y los troncos linfáticos proximales). Esto da espacio en el cual la linfa de la periferia puede entrar. (De otra manera, la muy alta resistencia hidráulica de los ganglios reduciría el flujo de la linfa).
  2.  Otros ejercicios hacen que cualquier parte del sistema linfático que siga activa, funcione mejor. A pesar de las contracciones de las paredes de los vasos linfáticos colectores, el flujo linfático es ayudado en gran manera por las variaciones de las presiones totales en los tejidos -esto se logra por la compresión de estos vasos cuando se contraen los músculos contra los tejidos circundantes. Los linfáticos iniciales solamente bombean por la acción de la variación de de las presiones totales en los tejidos. Estas variaciones también ayudan al paso del fluido dentro del tejido intersticial.
  3.  También ayudan a movilizar articulaciones y áreas hinchadas así como a fortalecer las extremidades.

Los ejercicios son explicados en detalle en folletos obtenibles en la LAA. Sin embargo, puesto que después de un tiempo los pacientes olvidan cómo hacerlos correctamente, también se puede adquirir un video de ellos. La manera en que el paciente hace los ejercicios debe ser controlada en un centro de tratamiento. El video también está diseñado para alentar a aquellos que no pueden llegar a uno de estos centros, a continuar sus ejercicios de manera, secuencia y velocidad correctas. Sirve de ayuda para la formación de terapeutas y como ayuda psicológica especialmente cuando no existen grupos de apoyo. La primera parte es igual para brazos y piernas con linfedema, la parte media es solamente relevante para los brazos y el final para las piernas. Cada ejercicio es demostrado una vez con la velocidad correcta. El número de repeticiones debe consultarse en el folleto. Los ejercicios pueden llegara ser bastante tediosos si se hacen en silencio. Por ello se ha producido además una cinta grabada. En un lado se oye una voz por encima de la música -lo que ayuda a los pacientes a recordar los detalles de los ejercicios, como hacerlos y cuantas veces. Si esto también se vuelve aburrido, del otro lado solo hay música con un mínimo de palabras.

Es muy importante recordar que los ejercicios deben ser adaptados para cada paciente individualmente por el terapeuta. Por ello, el folleto, el video y la cinta deben ser solo guías que deberán ser modificadas según los requerimientos individuales de cada uno.

Los textos de la LAA son constantemente revisados, esta traducción corresponde a la sección por Judith R. Casley-Smith dentro de la versión originalmente escrita por: John R. Casley-Smith & Judith R. Casley-Smith y corregida por ellos por última vez el 24 de Julio del 2001. Correcciones posteriores fueron aportadas en Febrero del 2007, pero los resultados de investigaciones más actuales todavía no han sido incluidos. Para que puedan acceder a los avances más recientes en este campo se les recomienda consultar la página web del “Journal of Lymphoedema

Toda la información está bajo la protección de derecho de autor © de la Lymphoedema Association of Australia, 1998. Copias sin fines de lucro de la misma están autorizadas pero queda terminantemente prohibida su venta y su edición. De querer repartir copias gratuitamente la fuente debe ser citada mencionando: portal internet, fax, email, y dirección física © 2007 Lymphoedema Association of Australia. Todos derechos reservados.

Idealmente debe empezarse antes que el linfedema sea visible. Un linfedema temprano puede ser detectado de nuestros días con una técnica llamada bioimpedancia. Un paciente con una extremidad en riesgo (por ejemplo después de una cirugía que involucre extracción de ganglios linfáticos o su irradiación) debe recibir información de las cosas que debe evitar y/o cambiar en sus actividades diarias. Ejercicios especiales, cambios en el cuidado de la piel, cambios en las actividades, dietas pueden ayudar a prevenir el linfedema, o retardar su aparición. Hay evidencia de linfedemas originados durante o después de un vuelo del avión. Es interesante notar que también hay informes de linfedemas originados o empeorados cuando se usa una prenda de contención inadecuada durante un vuelo en avión. Así que uno debe balancear cuidadosamente ambas situaciones y buscar consejo de su terapeuta especializado en linfedemas para determinar como conviene proceder ya que cada persona es diferente. Los esposos Casley-Smith recomiendan llevar en el avión una prenda de contención (o vendas compresivas de baja elasticidad si estas se pueden colocar adecuadamente). Haga esto si tiene linfedema, o aun cuando solo se tenga una extremidad en riesgo, después de una cirugía o irradiación de ganglios. Es importante que no tenga la sensación que la prenda de contención o las vendas produzcan un efecto de torniquete (de estrangulamiento) ya que esto puede comprometer el sistema linfático. También para ayudar a prevenir su aparición evite quemaduras y heridas en la extremidad, no cargue demasiado peso con un brazo afectado ni lleve ropa ajustada (especialmente en las zonas de la ingle, abdomen y axilas). Vea el capítulo de consejos y precauciones. Es innecesario decir que estas reglas también se aplican una vez que el linfedema está presente. Una vez que el linfedema ha empezado, cuanto antes se trate, mejor será la reducción que se puede lograr. Cuanto mas se tarde en dar el tratamiento, más difícil es.

Los textos de la LAA son constantemente revisados, esta traducción corresponde a la sección originalmente escrita por: John R. Casley-Smith & Judith R. Casley-Smith y  corregida por ellos por última vez el 24 de Julio del 2001. Correcciones posteriores fueron aportadas en Febrero del 2007, pero los resultados de investigaciones más actuales todavía no han sido incluidos. Para que puedan acceder a los avances más recientes en este campo se les recomienda consultar la página web del “Journal of Lymphoedema

Toda la información está bajo la protección de derecho de autor © de la Lymphoedema Association of Australia, 1998. Copias sin fines de lucro de la misma están autorizadas pero queda terminantemente prohibida su venta y su edición. De querer repartir copias gratuitamente la fuente debe ser citada mencionando: portal internet, fax, email, y dirección física © 2007 Lymphoedema Association of Australia. Todos derechos reservados.

Cualquier infección debería tratarse con antibióticos dentro de la primera hora, en lugar de varios días después –para entonces, incluso una hospitalización pueda ser necesaria. Al principio, ‘la infección’ sólo se siente y semeja a una pequeña zona roja y caliente sobre la piel del miembro con linfedema. NO LA DESCUIDE, ya que hará empeorar el linfedema. No confunda una infección local, con la sensación de calentura generalizada, que a menudo se siente sobre todo el tejido afectado y que simplemente forma parte de la enfermedad; esta desaparece cuando el linfedema es tratado.

Asimismo, no descuide la más mínima señal de tinea, (hongos que provocan manchas rojas, ligeramente ásperas y con piel blanca que se descama) de eczema o de dermatitis (estas pueden requerir cremas recetadas por su doctor). Las infecciones bacterianas o virales en cualquier otra parte (por ejemplo una gripe) pueden empeorar le linfedema, por los efectos que tienen sobre todo el cuerpo. Cuando es apropiado, se deben tomar antibióticos para intentar frenar infecciones bacterianas secundarias.

Algunos pacientes son particularmente propensos a infecciones (o celulitis) en la extremidad afectada, ellos deberán tener siempre a la mano, una caja de antibióticos orales o una receta para poder adquirirlos en cuanto detecten la presencia de una infección. Este tipo de régimen debe ser conversado siempre con un doctor para verificar que es lo más apropiado para el paciente y determinar cual es el tipo de antibiótico que debe ser recetado.

Los textos de la LAA son constantemente revisados, esta traducción corresponde a la sección originalmente escrita por: John R. Casley-Smith & Judith R. Casley-Smith y  corregida por ellos por última vez el 24 de Julio del 2001. Correcciones posteriores fueron aportadas en Febrero del 2007, pero los resultados de investigaciones más actuales todavía no han sido incluidos. Para que puedan acceder a los avances más recientes en este campo se les recomienda consultar la página web del “Journal of Lymphoedema

Toda la información está bajo la protección de derecho de autor © de la Lymphoedema Association of Australia, 1998. Copias sin fines de lucro de la misma están autorizadas pero queda terminantemente prohibida su venta y su edición. De querer repartir copias gratuitamente la fuente debe ser citada mencionando: portal internet, fax, email, y dirección física © 2007 Lymphoedema Association of Australia. Todos derechos reservados.

A medida que pasan los años, la piel se vuelve menos elástica y menos capaz de mantener la tensión que acostumbraba. Cuando envejecemos, ningún sistema del cuerpo es tan eficaz como lo era anteriormente. No hacemos la misma cantidad de ejercicio, permanecemos sentados por periodos de tiempo más largos -usualmente con nuestras piernas hacia abajo. A causa de esto, los tobillos y los pies a menudo se hinchan (especialmente al terminar el día). Esto puede llevar a malestares e infecciones -especialmente si la piel o cutículas están cortadas o dañadas. Una manera de lidiar con esto puede ser:

  • Si los pies están particularmente secos, baños tibios de pies adicionados de un poco de aceite de baño (idealmente con base vegetal y no de petróleo) pueden ayudar a suavizarlos.
  • Aplicar regularmente un humectante con base vegetal a las piernas y pies para mantener la flexibilidad de la piel, evitar el desecamiento y resquebrajamientos (que proveen puntos de ingreso perfectos a las bacterias causando subsecuentes infecciones).
  • Use una media de contención suave de baja compresión. Las prendas con mayor compresión son a menudo más difíciles de colocar y menos toleradas por la población mayor.
  •  Eleve las piernas en un descansa pies cuando esté sentado. Cuando esté sentado, cada cierto tiempo, asegúrese de contraer y relajar los músculos de las piernas y de flexionar los pies hacia delante y hacia atrás (o de moverlos en círculos). Este movimiento muscular ayudará el fluido de las piernas a retomar su circulación y así poder ser drenada.

Tarda aproximadamente unos 3 meses para que tobillos y pies muy hinchados tengan una reducción significante. Sesiones de drenaje linfático manual acelerarían el proceso, pero pueden no ser del todo necesarias, además que pueden ser difíciles de efectuar y resultar invasivas. Una de las metas principales de este tratamiento bastante sencillo es reducir los episodios de infecciones (que llevan a la inhabilidad de caminar, sin mencionar el dolor y la angustia). La movilidad es mantenida y la calidad de vida al menos en ese aspecto es mejorada. Muchos de los aspectos de la calidad de vida de la personas mayores dependen de su movilidad.

Los textos de la LAA son constantemente revisados, esta traducción corresponde a la  sección originalmente escrita por: John R. Casley-Smith & Judith R. Casley-Smith y  corregida por ellos por última vez el 24 de Julio del 2001. Correcciones posteriores fueron aportadas en Febrero del 2007, pero los resultados de investigaciones más actuales todavía no han sido incluidos. Para que puedan acceder a los avances más recientes en este campo se les recomienda consultar la página web del “Journal of Lymphoedema.

Toda la información está bajo la protección de derecho de autor © de la Lymphoedema Association of Australia, 1998. Copias sin fines de lucro de la misma están autorizadas pero queda terminantemente prohibida su venta y su edición. De querer repartir copias gratuitamente la fuente debe ser citada mencionando: portal internet, fax, email, y dirección física © 2007 Lymphoedema Association of Australia. Todos derechos reservados.

  • De ser posible impida que la hinchazón se produzca (si tiene una extremidad en condición de riesgo vea el capítulo de consejos y precauciones).
  • Si una extremidad ha sido reducida a su tamaño “normal”, o casi a ese tamaño, y si es mantenida en ese tamaño por un periodo de nueve meses a un año, es posible que muchas de las rutinas que eran obligatorias (por ejemplo prendas de contención y ejercicios etc.) puedan ser reducidas gradualmente. Sin embargo, si se da este caso, es esencial que se mida frecuentemente la extremidad para asegurarse que la reducción esta siendo mantenida. Su terapeuta le enseñará como medir de manera adecuada su extremidad usando un centímetro.
  • Si estas rutinas han sido reducidas o eliminadas, puede que sea necesario de retomarlas todas rápidamente si es que se inflama la extremidad o una zona adyacente (por ejemplo: infección, trauma accidental, etc.), si es que hay un exceso de carga de fluido (por ejemplo: durante vuelos o viajes largos por tierra). Una prenda de contención siempre deberá estar a mano y ser usada profilácticamente (por ejemplo durante un vuelo). Además siempre tenga a la mano antibióticos si es que usted ha sufrido en el pasado de alguna infección en la extremidad afectada. (Vea el capítulo Nota sobre las infecciones).
  • Si tiene problemas persistentes con infecciones por hongos (tinea), entonces vale la pena debatir esto con su doctor y tomar un curso de tabletas orales antihongos (sin embargo esto puede ser oneroso). El cuidado de la piel, manteniéndola flexible y humectada NUNCA debe ser descuidado.
  • Si no puede vendarse y tiene gran dificultad en llevar una prenda de contención durante la noche, pídale a su terapeuta que le recete una prenda de contención de mismo tamaño pero de compresión menor. De ser necesario, vale la pena guardar una prenda vieja (que ha perdido su elasticidad por el uso) para este propósito. Si su extremidad se reduce durante la noche, sin el uso de una prenda de contención, es probable que no necesite llevarla puesta de noche. Sin embargo esto no es aconsejable durante los primeros 9 a 12 meses después del curso de tratamiento intensivo de la terapia linfática compleja, mientras que la extremidad se está estabilizando.
  • Si su extremidad no se ha reducido a un tamaño razonable durante el primer curso intensivo del tratamiento de la terapia linfática compleja, puede ser que desee regresar para un segundo curso intensivo (unos 6 a 12 meses después de haber concluido el primero).
  • Si tiene la mala suerte de tener una infección en la extremidad afectada después del curso intensivo y que la hinchazón producida es de tal magnitud que ya no puede colocarse la prenda de contención, puede necesitar de unos cuantos días de tratamiento intensivo, después que haya cedido la infección, para poder usarla nuevamente. En cuanto le sea posible, venda la extremidad y haga un mínimo de ejercicios (por ejemplo flexionando hacia atrás y hacia delante el pie o formando un puño con la mano).

Si usted ha tenido un problema con cualquier forma de terapia:

Por favor comuníquelo de inmediato a su doctor y a su terapeuta. Muchos pacientes molestos con un resultado, no lo hacen saber a la persona o grupo que lo recomendó. Sin tener conocimiento de la consecuencia adversa o del pobre resultado obtenido, el doctor o terapeuta considera que todo va bien, y que la terapia fué un éxito –asimismo, este problema puede repetirse con el paciente siguiente. Es importante comunicarlo, ya que así se puede arreglar el problema bastante fácilmente ¡y así salir todos beneficiados! por favor manténgase en comunicación constante con los profesionales de la salud que lo atienden y díganles cuando han tenido un buen resultado y cuando han tenido uno que no sea satisfactorio, este es un importante medio para todos nosotros de avanzar en la calidad y eficacia de sus tratamientos.

Debemos enfatizar nuevamente la necesidad de cooperación por parte de los pacientes. No importará lo bueno que sea el terapeuta o la terapia, el paciente DEBE cumplir con su parte con respecto a la utilización diaria y mantenimiento adecuado de las prendas de contención (y su reemplazo cuando sea necesario), o con respeto al cuidado de la piel, los ejercicios diarios, o la toma de antibióticos de presentarse una infección. De no ser así el paciente no puede pretender mantener los resultados del curso intensivo de tratamiento, ni tampoco lograr reducciones aún mayores después de este.

Los textos de la LAA son constantemente revisados, esta traducción corresponde a la  sección originalmente escrita por: John R. Casley-Smith & Judith R. Casley-Smith y  corregida por ellos por última vez el 24 de Julio del 2001. Correcciones posteriores fueron aportadas en Febrero del 2007, pero los resultados de investigaciones más actuales todavía no han sido incluidos. Para que puedan acceder a los avances más recientes en este campo se les recomienda consultar la página web del “Journal of Lymphoedema

Toda la información está bajo la protección de derecho de autor © de la Lymphoedema Association of Australia, 1998. Copias sin fines de lucro de la misma están autorizadas pero queda terminantemente prohibida su venta y su edición. De querer repartir copias gratuitamente la fuente debe ser citada mencionando: portal internet, fax, email, y dirección física © 2007 Lymphoedema Association of Australia. Todos derechos reservados.

La lista de preguntas y respuestas que encontrarán a continuación están basadas en la información presentada anteriormente. Asumimos que desea recibir la mejor combinación de terapias para obtener los resultados más rápidos, más importantes, y de mayor duración. Si un tratamiento de menor alcance es todo lo que desea, entonces muchas de las respuestas serán válidas de todos modos.

En nuestra opinión, algunas de las respuestas son suficientes para comprobar que el paciente no recibirá lo que consideramos ser el mejor tratamiento que existe actualmente, por ello les aconsejamos que “Intente con otro terapeuta”. Otras respuestas -de por si solas- no son inconsistentes con un buen tratamiento, pero le advertimos que “tenga cautela”. Los comentarios y razones de esto están escritos en cursivas (itálicas).

A.   ¿Ofrece usted la “terapia linfática compleja” completa?
:   Pase a la pregunta B-1.
Asegúrese de confirmar los detalles de la totalidad de la terapia linfática compleja: sus cuatro componentes (cuidados de piel, ejercicios descongestionantes, vendajes de baja elasticidad y drenaje linfático manual) y las dos partes que la conforman (un primer curso intensivo que debe repartirse en: tiempo de trabajo en la extremidad y tiempo de enseñanza/explicaciones necesarias para que el paciente pueda manejarse solo en la segunda parte del tratamiento: el mantenimiento en casa. En este tipo de tratamiento se busca la independencia de la persona y no el engancharla obligándola a recibir sesiones onerosas de por vida).
No:    “tenga cautela”

B-1.   ¿Me ayudará a determinar cual es la mejor combinación de terapias según las circunstancias geográficas, financieras, sociales etc.?
:   Pase a la pregunta B-2.
No:   “Intente con otro terapeuta”

B-2.   ¿Está el terapeuta en la lista de terapeutas autorizados de la LAA, o ha sido formado en la Escuela Földi o la escuela del Dr. Vodder u otra escuela Internacionalmente reconocida? Las listas de los terapeutas formados por las escuelas aparecen generalmente en sus respectivas páginas web. Si estas listas no están al día también puede pedir por email una confirmación a dichas escuelas. Una vez que ha contactado el terapeuta le puede preguntar si es que asiste regularmente a programas de actualización o si han tenido alguna oportunidad de volver a certificarse.
:   Pase a la pregunta D-1.
No:   Pregunta C

C.   ¿Está usted bajo la supervisión de alguien que corresponde a lo anterior, y como se lleva a cabo esa supervisión?
:   Si está seguro que la calidad de la supervisión es suficiente, pase a la pregunta D-1
No:   “Intente con otro terapeuta”

D-1.   ¿Cuántas veces a la semana piensa que las sesiones deban recibirse?
4 a 6 veces por semana: Pase a la pregunta D-2
3 veces a la semana o menos: Note que durante el tratamiento intensivo, menos de 4 sesiones a la semana pueden llevar a resultados menos que óptimos. Si las finanzas son limitadas, es posiblemente mejor ser tratado adecuadamente por dos semanas que inadecuadamente por cuatro. Sin embargo, una cantidad menor de sesiones son mejores que ninguna.

D-2.   ¿Si no puedo pagar el curso intensivo completo del tratamiento, me puede ofrecer uno más corto? ¿Puede enseñarle a una tercera persona a masajearme?
:   Pase a la pregunta E-1.
No:   “Tenga cautela”
(El recibir un buen tratamiento por dos semanas, aunque usualmente no es tan bueno como uno de 4 semanas, resulta muchas veces de gran ayuda)

E-1.   ¿Está usted (u otra persona entrenada en vendajes compresivos) disponible durante el fin de semana si mi vendaje se vuelve demasiado apretado?
:    Pase a la pregunta E-2.
No:   “Tenga cautela” Es importante que los vendajes compresivos sean colocados adecuadamente, si están muy apretados, deben ser vueltos a colocar.

E-2.   ¿Si el tratamiento es de 5 días por semana y si no puedo retirar mis vendajes para lavarme, está usted disponible para lavar mi extremidad y volverla a vendar una vez durante el fin de semana?
:   Pase a la pregunta F.
No:   “Tenga cautela”

F.   ¿Me atenderá siempre el mismo terapeuta?
:   Pase a la pregunta G.
No:   “Tenga cautela”
Dos terapeutas pueden trabajar muy bien juntos. Si es el caso esto puede ser una gran cosa. Sin embargo, cambios frecuentes de terapeutas (lo que ocurre en ciertos hospitales públicos) pueden llevar a resultados no óptimos pero ciertamente, mejores que el no recibir tratamiento alguno.

G.   ¿Trabaja usted con diferentes marcas de prendas de contención que me podrá recomendar?
:   Pase a la pregunta H.
No:   Cuando un solo producto es recomendado “Tenga cautela” Algunas marcas le convienen mejor a algunos pacientes mientras que otras son más adecuadas para otros. Es probable que al usar una sola marca no todos los pacientes serán tratados adecuadamente. Las prendas hechas a medida son mejores pero más onerosas, tiene que poder conversar con su terapeuta para determinar cual es la prenda que le convenga más.

H.   ¿Trabaja con la rutina de ejercicios de la LAA u otro programa de ejercicios especial para linfedema? ¿Tiene a disposición cintas o videos u hojas impresas para ayudar a hacer dichos ejercicios? Existen un número de programas de ejercicios que han sido comprobados clínicamente. Pregunte a su terapeuta si tiene indicaciones de ellos.
:   Pase a la pregunta I-1.
No:   Considere qué programas usted puede usar independientemente de los que le presente su terapeuta, pero téngalo(a) al tanto para asegurarse que realmente van a ser de ayuda y/o para adaptarlos a su condición.

I-1.   ¿Trabaja con bombas neumáticas secuenciales / equipos de presoterapia?
:   “Tenga cautela”. Por favor vea el capítulo que trata de los peligros de estos equipos “bombas de presoterapia“. Asegúrese que la parte superior de la extremidad y las zonas adyacentes de la extremidad sean vaciadas manualmente antes y después del bombeo. Asegúrese además que se dispone de la suficiente supervisión y que el paciente sepa reconocer los signos que se producen cuando la máquina no está dando los resultados deseados. Signos de alerta incluyen fluido que no está siendo drenado o tejidos que se van endureciendo al paso de las sesiones. Pase a la pregunta I-2
No:   Pase a la pregunta J
Otras terapias, por ejemplo con prendas de contención, ejercicios, drenajes, pueden hacer lo mismo si no es más que las bombas de presoterapia. Algunos terapeutas, especialmente los contratados por hospitales, se ven forzados de utilizar estos equipos por falta de fondos y de personal que permitan dedicar el tiempo necesario a los pacientes.

I-2.   ¿Puedo usar estos equipos en casa?
:   Asegúrese que el paciente y su cuidador estén muy al tanto de cómo drenar las áreas adyacentes de la extremidad (con drenaje manual) y que sepan rápidamente reconocer los signos de malfuncionamiento del equipo. Tome especial cuidado en el conocimiento adecuado de la presión y programas que debe aplicar para su caso particular. Aumentar la presión puede tener resultados nefastos. Pase a la pregunta I-3.
No:   Pase a la pregunta I-3.

I-3.    Ya que tienen equipos de presoterapia, antes de usarlos ¿Drenarán manualmente el tronco y/o me enseñarán a mi (y/o a mi cuidador) como hacerlo?
:   Pase a la pregunta I-4.
No:   “Intente con otro terapeuta”. El drenaje del tronco es esencial.

I-4.   ¿Tienen por costumbre medir la extremidad (encima del ribete superior -donde termina la manga o bota- del equipo de presoterapia) durante el funcionamiento del equipo?
:   Esto muestra que tienen consciencia de los peligros de las bombas y que son cuidadosos. Pase a la pregunta I-5
No:   “Intente con otro terapeuta”. Esto demuestra que no toman en consideración los mecanismos básicos del linfedema y que posiblemente no estén actualizados en los avances de este campo ni de los peligros que existen cuando las bombas de presoterapia son usadas inadecuadamente.

I-5.   ¿Qué presión aplican en sus equipos?
Presiones superiores a 25 mmHg (miligramos de mercurio) en brazos y de 40 mmHg en piernas pueden causar daños y usted debería oponerse a esto. Pase a la pregunta J

J.   ¿Controlará mi extremidad y/o me enseñará a controlarla entre tratamientos?
:    Controles regulares de la extremidad son importantes, ya que dan pautas de si hay respuesta al tratamiento o si se está empeorando. El tratamiento debe ser planeado y ajustado de acuerdo a la reacción de la extremidad.
No:   “Intente con otro terapeuta”.

Los textos de la LAA son constantemente revisados, esta traducción corresponde a la sección originalmente escrita por: John R. Casley-Smith & Judith R. Casley-Smith y  corregida por ellos por última vez el 24 de Julio del 2001. Correcciones posteriores fueron aportadas en Febrero del 2007, pero los resultados de investigaciones más actuales todavía no han sido incluidos. Para que puedan acceder a los avances más recientes en este campo se les recomienda consultar la página web del “Journal of Lymphoedema

Toda la información está bajo la protección de derecho de autor © de la Lymphoedema Association of Australia, 1998. Copias sin fines de lucro de la misma están autorizadas pero queda terminantemente prohibida su venta y su edición. De querer repartir copias gratuitamente la fuente debe ser citada mencionando: portal internet, fax, email, y dirección física © 2007 Lymphoedema Association of Australia. Todos derechos reservados.

Las bombas se presentan generalmente como mangas plásticas que envuelven la extremidad y que se inflan y desinflan para estimular el desplazamiento del fluido en la extremidad afectada, de manera a que se mueva desde el final de la extremidad hacia la parte superior de esta. Hay dos tipos de bombas disponibles: 1. Multicámaras (secuencial, segmental) en las que hay varios compartimientos que bombean secuencialmente y cuyas presiones pueden ser graduadas (por ejemplo: se aplica mayor presión en el final de la extremidad que en la parte superior) y 2. De cámara única, donde la extremidad es simplemente envuelta en una manga o bota y comprimida en toda su superficie a la vez y aflojado de igual manera. La primera es más eficaz en lograr movimiento de fluido, y es por ello mismo que los esposos Casley-Smith creen que es este tipo de equipo el que causa la más grave acumulación no deseada de fluido en la parte superior de la extremidad o en el área del tronco adyacente a ella, si es que estas áreas no han sido vaciadas con anterioridad mediante drenaje linfático manual.

La mayoría de las bombas de presoterapia utilizan aire comprimido para apretar el miembro hinchado, unas cuantas usan para ello fluido y otras son mecánicas. En general, los pacientes con linfedemas de Grado 1 son los que más se benefician con estos equipos; mientras que la mayoría de los linfedemas de Grados 2 y 3 (linfedemas grasosos y con fibrosis) no lo son. Sin embargo, sin tomar en cuanta el Grado del linfedema, lo único que hace la bomba es remover fluido de la extremidad.

Nota del terapeuta/traductor: Al bombear, el fluido es forzado a áreas adyacentes y a retornar al sistema sanguíneo sin embargo los linfedemas son causados por el exceso de proteína en los tejidos, las proteínas atraen y retienen fluido. Al retirar solamente el agua, las proteínas quedan atrapadas en los tejidos donde se concentran y compactan cada vez más y por ello a largo plazo, las bombas de presoterapia pueden aumentar la retención de agua y la fibrosis, en vez de disminuirlos.

En el capítulo original escrito por los esposos Casley-Smith (en 1998), se recomendaba no usar bombas de presoterapia, ya que estas solo removían fluido forzándolo a las áreas adyacentes a la extremidad afectada. Por ejemplo, en el caso de la pierna es llevada a la cadera y a los genitales. Por lo que se decía que la presoterapia no mejoraba a largo plazo el drenaje de la extremidad a largo plazo ni que estaba en capacidad de drenar áreas como el abdomen o tronco para que el fluido pueda drenar. Sin embargo, recientemente ha aparecido evidencia que algunos tipos de bombas pueden ser usados de manera apropiada. Usadas de manera apropiada, quiere decir que personal calificado debe enseñar/aconsejar al paciente sobre como drenar las áreas del tronco adyacentes a la extremidad afectada así como la parte superior de la extremidad (que generalmente no es alcanzada por las mangas o botas de la bomba). El drenar estas áreas normalmente incluye un masaje (drenaje linfático manual) hecho por un profesional de la salud o por el paciente antes y después de la sesión de presoterapia. Algunas Bombas usan mercurio como agente de transmisión de presión, obteniendo un grado de compresión muy alto pero a su vez de graduación suave. Puesto que no hay informes de complicaciones en su uso (aunque no queda claro si esto se debe a una carencia de publicación de posibles efectos adversos o por el hecho que realmente no los haya) Los esposos Casley-Smith informaron que podrían ser útiles para el tratamiento áreas de la extremidad con tejidos muy fibróticos (duros) drenando siempre antes y después del bombeo. No existen muchas publicaciones respecto a esta acción, pero parece ser razonable, sin embargo este tipo de equipos son bastante caros y complejos, y pocos terapeutas las tienen o las han usado.

¿Por qué las Bombas causan complicaciones?

Es sabido que parte de las reducciones obtenidas a través de la llamada Terapia Linfática Compleja, se obtiene simplemente creando un espacio hacia donde la sobrecarga de fluido de la parte con linfedema pueda dirigirse. Este es el principio del “balde vacío”, es decir, uno no puede colocar más fluido en un balde que ya está lleno -primero hay que vaciarlo. Las bases de cualquier buena terapia conservadora para el tratamiento de linfedema, son completamente negadas si es que la bomba se usa en una extremidad sin haber vaciado antes la parte superior de la extremidad y las áreas adyacentes a ella. Por ello es crucial el llevar a cabo este vaciado previo antes de usar un equipo de presoterapia. El hacerlo adecuadamente puede necesitar de unos 10 a 20 minutos, el terapeuta puede enseñarle al paciente como hacer esto para su caso particular. Es ideal si se continúa este drenaje manual en intervalos regulares durante todo el proceso de bombeo. El hacerlo debería evitar las complicaciones de las bombas, como la acumulación de fluidos en la parte superior de la extremidad o la formación de un anillo fibrótico en el área del ribete de la manga o bota (donde el equipo termina). Lo anterior fue escrito en 1998. En fecha del 2006, se puede afirmar que no hay evidencia certera que el drenaje antes durante y después del uso de las bombas impidan los daños que las bombas pueden causar.

Los vasos linfáticos más superficiales son muy pequeños y frágiles. Otra de las razones por las que las bombas (y otros tratamientos que aplican fuerza) pueden ser dañinos es que la mayoría de los capilares linfáticos se encuentran cerca de la superficie de la piel, son muy pequeños y frágiles y se ha demostrado que pueden sufrir daños hasta por masajes manuales demasiado enérgicos. Se dañan con mucha facilidad, y desde luego se romperán si se les aplica una presión superior a 25 mmHg (miligramos de mercurio) en brazos y de 40 mmHg en piernas (Las bombas se utilizan a menudo a presiones muy superiores porque los usuarios piensan erróneamente que a “mayor presión mejor” por favor tengan cuidado con los efectos secundarios) Si estos vasos colapsan, ya no habrá una red de interconexión de un lado al otro del cuerpo a través de la cuál por lo menos una parte de la linfa puede ser transportada y drenada fuera de una zona afectada. También pueden dañarse los vasos ligeramente más profundos, los colectores linfáticos más pequeños, pero los colectores más gruesos y vasos linfáticos profundos no serán afectados. Algunos de los capilares y pequeños colectores linfáticos dañados se regenerarán, dado un tiempo, pero entretanto el nuevo tejido fibrótico (cicatriz) puede bloquear este proceso.

Por supuesto que los vasos linfáticos más profundos pueden ser activados para drenar mas mediante el bombeo. Sin embargo, debemos preguntarnos que es lo que ocurre cuándo su drenaje es insuficiente o está bloqueado más allá a lo largo del sistema linfático (por ejemplo en la parte superior de la extremidad en el lugar de la cirugía o de irradiaciones). ¿Que ocurre entonces? Si existe un bloqueo, la región más proximal (más cercana al tronco, zona superior de la extremidad) de ‘la manga’ de la bomba, se carga en exceso, el fluido bombeado no tiene a donde ir, no puede drenar adecuadamente a través de la zona bloqueada. Cuando esto sucede, los vasos linfáticos comprometidos pueden colapsar y la linfa que chorrea formará una nueva área linfedematosa. A más largo plazo, esto puede llevar a la formación de un anillo de tejido fibroso alrededor de la parte superior del miembro. Esto contrae y estrangula los vasos linfáticos restantes y reduce la capacidad de filtrar linfa de los ganglios en las áreas contiguas. En consecuencia, su capacidad de drenar fluido desde áreas adyacentes (como la pared del pecho) puede ser recudida. En la actualización de 1998 los esposos Casley-Smith indicaron que cuando las bombas se usan de manera inadecuada en un brazo con linfedema, la pared abdominal del mismo lado (que el brazo afectado), el pecho opuesto, seno, y a veces hasta el brazo opuesto pueden hincharse también. Sin embargo en el 2006, después de revisar estudios más recientes no se ha encontrado información que fundamente certeramente estas posibilidades adversas en brazos.

En un Linfedema de pierna tratado mediante presoterapia, las áreas donde los fluidos pueden ser inapropiadamente llevados y causar hinchazón incluyen la pared abdominal y aún más importante, el área genital. Si esta carga es excesiva puede ser tan severa que no sólo el área genital se hincha (linfedema) sino que la otra pierna previamente “normal”, también se hincha. (En Linfedemas primarios, la otra pierna suele a menudo tener un sistema linfático anormal (deficiente) aún cuando no se muestre ninguna evidencia visible de hinchazón, esto tanto para linfedemas primarios como secundarios.) En linfedemas secundarios, el drenaje pélvico puede verse afectado. Así pues “la pierna normal” se convierte en una pierna en riesgo de hincharse si es que la bomba de presoterapia es indebidamente manejada.

Fístulas formadas por bombas de presoterapia. Las fístulas, (es decir orificios en la piel a través la cual gotea la linfa) pueden ser producidas próximas a la empuñadura o ribete de la manga de la bomba (parte superior donde termina la manga o bota), y también en el área genital (tanto de hombres como mujeres). Éstas son zonas dónde las bacterias pueden fácilmente penetrar y ser causa de infecciones e inflamaciones de los tejidos (conocidas como celulitis o erisipelas). Infecciones crónicas pueden empeorar el linfedema e incluso pueden tener un riesgo mortal. Es por ello que es muy importante de inspeccionar la piel después de cada sesión de presoterapia para curar adecuadamente cualquier herida con los antisépticos apropiados para así reducir la posibilidad de una infección bacterial.

Las bombas también pueden transmitir infecciones de un paciente a otro, por ello es muy importante que se limpie el equipo cuidadosamente después de cada uso. También pueden aumentar el riesgo de infecciones en las zonas donde la piel es erosionada (friccionada) por el movimiento de la manga. Los esposos Casley-Smith también indican que las bombas pueden causar daños a los  vasos sanguíneos mas pequeños y así llevar a magulladuras, que pueden también aumentar la carga del sistema linfático y por ende, empeorar el linfedema.

Agregado por el terapeuta/traductor -extractos de la conferencia en el DeKalb Medical Center en Atlanta USA – 29 de Enero del 2009 “Conversación de los pros y los contras de la presoterapia en el tratamiento del linfedema” Exposición de DeCourcy Squire, PT, CLT-LANA:

Los equipos de presoterapia no pueden hacer:

  • Estimular los ganglios sanos.
  • Abrir las fronteras entre cuadrantes afectados hacia cuadrantes sanos. A pesar que algunos equipos tienen extensiones para el tronco, estas extensiones no se adentran en el linfótomo sano, es decir que bombean agua hacia y dentro de un cuadrante que no está en capacidad de transportar esa agua.
  • Los equipos actuales son incapaces de sentir (a diferencia de las manos) que tipo de tejido están trabajando (duro, fibrótico, inflamado, doloroso, normal, cicatrizado) para modificar adecuadamente la presión y la dirección del drenaje de acuerdo a ello.).

Las complicaciones causadas por las bombas de presoterapia observadas por los esposos Casley-Smith incluyen:

  • Linfedema genital (incluyendo fístulas en la piel a través de las cuales la linfa gotea, y por donde las bacterias pueden ingresar causando infecciones)
  • Linfedema del tronco (y pecho) adyacente a la extremidad afectada
  • Linfedema en la extremidad opuesta (previamente aparentemente normal)
  • Linfedema transferido a esa parte superior de la extremidad no cubierta por el equipo de presoterapia (llevando a causar un anillo fibrótico que bloquea la capacidad de drenar de cualquiera de vasos linfáticos restantes)
  • Magulladuras y dolor de la extremidad

Consejos Generales si es que se usan bombas de presoterapia en casos de linfedema

  • La formación de un anillo fibrótico en la parte superior de la extremidad afectada debe ser evitada. Esto puede llevar a un exceso de fluido con alta densidad de proteínas en esa zona lo que puede causar una respuesta de inflamaciones crónicas. Esto como ya mencionado puede reducir o impedir cualquier vía de drenaje que aún estuviese funcionando. Este efecto adverso puede ser evitado midiendo la extremidad justo por encima del ribete donde termina el equipo de presoterapia. Se aconseja de suspender de inmediato la sesión si esta zona empieza a hincharse. Esto también aplica si la extremidad enrojece, se magulla o se vuelve dolorosa.
  • Cuando las piernas son las que están siendo bombeadas por equipos de presoterapia, los genitales (de hombres y mujeres) deben ser controlados frecuentemente, para monitorear si es que linfedema se está formando en esa área. Una vez formado, es mucho más difícil de tratar y causa muchas más dificultades al paciente que un simple linfedema de pierna.
  • Las bombas de presoterapia pueden causar muchos efectos adversos si la mayoría de los ganglios que drenan una extremidad han sido destruidos ya sea por cirugía y/o por sesiones de radioterapia. No deberían ser usadas en esos casos ni tampoco en casos de linfedemas primarios.
  • Es de gran importancia que las presiones programadas en el equipo no sean mayores de 25mmHg (miligramos de mercurio) para brazos y 40mmHg para piernas. Como mencionado anteriormente, presiones mayores pueden causar daños importantes a vasos del sistema linfático.
  • Durante el funcionamiento de la bomba de presoterapia, se debe asegurar que esté bajo la supervisión de un profesional de la salud que pueda monitorear las respuestas de la extremidad y cualquier reacción adversa. Nunca deben ser usados estos equipos de manera indiscriminada en casa, solo deben ser manejados por operadores bien entrenados. Detalles de los consensos internacionales en cuanto al uso de estos equipos pueden ser consultados en páginas web como la de La sociedad Internacional de Linfología (Internacional Society of Lymphology). O en compendios de concensos internacionales como el manual de “Mejores prácticas para el manejo del linfedema” (en inglés).
  • En el Congreso Internacional de Linfología (Washington, 1993) en los congresos siguientes y finalmente en el Congreso en Salvador Brazil en el 2005, se llegó a un acuerdo general, que si una bomba de presoterapia se llegara a usar, los “reservorios del cuerpo” (es decir el tronco y áreas abdominales adyacente a la extremidad afectada) deben obligatoriamente vaciarse primero mediante masaje (drenaje linfático manual).
  • Las bombas de presoterapia no son baratas. El costos para adquiridas a menudo excede el precio de un curso intensivo de terapia linfática compleja, qué daría resultados iguales sino mejores. Algunos terapeutas y doctores las venden a los pacientes (con grandes ganancias personales) para que se las lleven a casa y para ser usadas sin ninguna supervisión. Tanto el conocimiento como la ética de este procedimiento son muy dudosos. Si compra una bomba de presoterapia, asegúrese que va a ser bien instruido en la aplicación del auto-drenaje para vaciar las áreas adyacentes a la extremidad y que estará siempre bajo la supervisión de un profesional de la salud.
  • Algunos terapeutas (a menudo animados por compañías de seguros) están intentando ahorrar en costos, combinando las bombas con masajes, ejercicios y vendajes y prendas de contención. No hay nada malo con esto pero asegúrese que la combinación de lo que le ofrecen es correcta para usted. Pida evidencias si es que tiene la menor duda.

Con todo esto no queremos decir que las bombas no deban usarse nunca. Desgraciadamente terapeutas especializados y entrenados en terapia linfática compleja no se encuentran en todas partes. Algunos centros solamente pueden ofrecer terapia con bombas. Sin embargo es importante que sus peligros se conozcan y se minimicen lo más posible.

¿Cuando NO deben usarse bombas de presoterapia?

Los esposos Casley-Smith estan convencidos que nunca deberían usarse únicamente bombas para tratar linfedema. Pero en particular estas nunca deben ser usadas en las circunstancias siguientes:

  • En casos de linfedema genital, aún cuando solo se sospeche su presencia
  • En linfedemas primarios de la pierna (puede precipitar el linfedema en la otra pierna o área genital)
  • En linfedemas secundarios de la pierna, cuando los ganglios inguinales (en la ingle) o los ganglios profundos de la pelvis, fueron extirpados o irradiados
  • Cuando hay cualquier evidencia de una enfermedad arterial (por ejemplo diabetes)
  • Cuando más de una parte del cuerpo tiene linfedema
  • En linfedema de brazo, después de una mastectomía (o irradiación) bilateral. (En este caso es indispensable no sobrecargar la zona contralateral a través del drenaje colateral normalmente presente)
  • En linfedema de brazo, cuando hay otra zona del cuerpo que ya está hinchada (por ejemplo: la pared del pecho adyacente o en el caso de un linfedema primario, otras partes del cuerpo)
  • Cuando el paciente sufre de fallas cardíacas congestivas (cuando el corazón no logra bombear eficazmente la sangre en el cuerpo) -Ya que la bomba de presoterapia puede mover importantes cantidades de fluido y sobrecargar el corazón que ya está fallando.
  • Cuando el paciente sufre de trombosis venosa profunda (un coágulo de sangre en la vena de la pierna) -porque este coágulo puede liberarse.
  • Cuando el paciente tiene una infección (celulitis) o una inflamación en la extremidad afectada -existe el riesgo de expandir el área donde se encuentran las bacterias y en consecuencia la infección.
  • Cáncer activo -Se dice que ciertas terapias pueden esparcir el cáncer a otras áreas a través del sistema linfático.

Tipos de pacientes que podrían beneficiarse con el uso de las bombas de presoterapia

Párrafo agregado por el terapeuta/traductor -extractos de la conferencia en el DeKalb Medical Center en Atlanta USA – 29 de Enero del 2009 “Conversación de los pros y los contras de la presoterapia en el tratamiento del linfedema” Exposición de DeCourcy Squire, PT, CLT-LANA:

  • Pacientes con edemas venosos (si no sufre de fallas cardíacas congestivas). Este es un diagnóstico común que puede ser mejorado con el uso de bombas (y el auto drenaje linfático manual) sin contraindicaciones.
  • Casos de hinchazón post traumática (por ejemplo la hinchazón crónica de una extremidad fracturada resistente a diferentes otros intentos de deshincharla).

Estudios sobre los Efectos de Bombas de presoterapia
En el Congreso Internacional de la “International Society of Lymphology”, Sociedad Internacional de Linfología (Sep 95) los esposos Casley-Smith y sus colegas (Dr. M. Boris y Señora Bonnie Lasinski) presentaron dos estudios:

  • El análisis de las respuestas a un cuestionario enviado a 1,517 pacientes de linfedema australianos (1,036 lo contestaron).
    Este primer estudio estimó que el uso de la bomba, resulta en complicaciones para muchos pacientes, pero confió en sus propias valoraciones. El segundo estudió menos casos, pero aquí cada caso fue valorado por profesionales especializados.
    De los 1,036 pacientes del primer estudio, 462 habían usado bombas. De éstos, 199 notaron alguna mejoría, pero las complicaciones aumentaron de 13% (en brazos) y 30% (en piernas) a 32% y 55% respectivamente (Este aumento es estadísticamente significante p <0.001). Las complicaciones incluyeron: linfedemas producidos en genitales anteriormente normales, en troncos o miembros contra laterales, anillos fibrosos que se formaron en la parte superior de la extremidad, magulladuras y dolor de la extremidad.
    Se observó también que los linfedemas de Grado 1 (cuyos compuestos son generalmente más fluidos) mejoraron más (59%), que los linfedemas de Grados 2 y 3 (37%) (Estadísticamente significativo p = 0.001); pero la incidencia de complicaciones eran idénticas (19%) en los Grados 1, 2 y 3.
    Las bombas secuenciales multi-cámaras dieron mejores resultados que las de cámara única (47% comparado a 34%, p = 0.01), pero a su vez hubieron más complicaciones (23% comparado a 9%, p <0.001).
  • Un estudio sobre complicaciones genitales (es decir hinchazón genital) en los primeros consecutivos 128 pacientes de linfedema de pierna que acudieron a una clínica de tratamiento de linfedemas en Estados Unidos. De éstos, 53 se habían sometido a sesiones con bombas de presoterapia, y el resto no.
    De los 128 pacientes consecutivos en un único Centro de tratamiento en EEUU., el linfedema genital se presentó en 2 de los 75 pacientes no expuestos a las bombas; de los 53 que sí se sometieron a sesiones con bombas de presoterapia, 23 desarrollaron linfedema genital (p <0.001). La incidencia de linfedema genital no fue afectada por el género, edad, duración, grados o causas del linfedema.

Los textos de la LAA son constantemente revisados, esta traducción corresponde a la sección originalmente escrita por: John R. Casley-Smith & Judith R. Casley-Smith y corregida por ellos por última vez en 1998. Correcciones posteriores fueron aportadas en el 2006. Comentarios adicionales del terapeuta/traductor están debidamente señalados en el texto.

Toda la información está bajo la protección de derecho de autor © de la Lymphoedema Association of Australia, 1998. Copias sin fines de lucro de la misma están autorizadas pero queda terminantemente prohibida su venta y su edición. De querer repartir copias gratuitamente la fuente debe ser citada mencionando: portal internet, fax, email, y dirección física © 2007 Lymphoedema Association of Australia. Todos derechos reservados.

La Evidencia experimental y clínica indica que la terapia de láser de baja intensidad, tiene una gama de beneficios múltiples en el tratamiento del linfedema crónico. El tratamiento con láser se aplica sobre toda la extremidad. Esta terapia es particularmente eficaz cuando hay tejido cicatrizado asociado a una intervención quirúrgica, heridas infectadas o radioterapia o cuando hay una propagación generalizada de endurecimiento fibrótico, como se encuentra a menudo en tejidos con linfedema.

Generalmente, el número de sesiones por láser requeridos, variará según la cantidad y la distribución del tejido fibrótico o cicatriz, aunque lo mas común es de 2 y 5 sesiones en un periodo de 2 a 3 semanas. Para mejorar la efectividad del tratamiento por láser, a menudo se combina con drenaje linfático manual. Cada sesión de láser dura aproximadamente una hora. Estudios clínicos han mostrado que éste tratamiento reduce el volumen de la extremidad con linfedema e igual de importante desminuye, la sensación de pesadez, tensión, dolores, o el sentir que la piel va a reventar o estallar.

Los efectos del tratamiento generalmente duran aproximadamente unos 6 meses, después de los cuales se recomienda 1 o 2 sesiones adicionales para mantenerse. Los resultados son generalmente mejores cuando entre la sesiones se pueden recibir o hacerse uno mismo drenajes linfáticos manuales.

Párrafo añadido por el terapeuta/traductor: -Extracto de la “Presentación de la terapia de láser de baja intensidad para linfedema – nuevo tratamiento por láser RianCorp” en el auditorio del Hospital Northside en Atlanta EEUU el 26 de marzo del 2009. Expositores: Emil and Jason Alexander de Peninsula Medical Supplies:

“Actualmente (2009) cada unidad láser cuesta US$ 4000.- El equipo no está diseñado para ser usado solo, los tratamientos deben ser combinados con la terapia habitual para tratar linfedemas para obtener el mayor beneficio. Se pueden acceder a detalles de los últimos estudios relativos a ésta técnica en www.riancorp.com e información adicional en cuanto al uso terapéutico del láser en el link de la Asociación Norteamericana de Terapia por Láser www.naalt.org“.

Los textos de la LAA son constantemente revisados, esta traducción corresponde a la sección originalmente escrita por: John R. Casley-Smith & Judith R. Casley-Smith y corregida por ellos por última vez en 1998. Correcciones posteriores fueron aportadas en el 2006. Comentarios adicionales del terapeuta/traductor están debidamente señalados en el texto.

Toda la información está bajo la protección de derecho de autor © de la Lymphoedema Association of Australia, 1998. Copias sin fines de lucro de la misma están autorizadas pero queda terminantemente prohibida su venta y su edición. De querer repartir copias gratuitamente la fuente debe ser citada mencionando: portal internet, fax, email, y dirección física © 2007 Lymphoedema Association of Australia. Todos derechos reservados.

Ha habido muchos tipos de intervenciones en el caso de linfedemas. Por lo general, pocas dan buenos resultados a largo plazo; incluso algunas empeoran la condición lo que dificulta su tratamiento posterior. Anastomosis linfovenosas, nunca deben intentarse en el caso de linfedemas primarios. En muy pocas circunstancias, algunas operaciones especializadas son útiles, pero estas no son frecuentes. Casi todos los linfólogos están de acuerdo que un tratamiento conservador adecuado, dado por terapeutas bien formados debería intentarse antes de acudir a la cirugía.

La liposucción empeora los linfedema, ya que los pocos vasos linfáticos restantes son removidos junto con la grasa. Nunca se debe usar en casos de linfedema. ¡Incluso la liposucción usada por razones cosméticas puede causar linfedemas! La única liposucción se ha usado con el éxito ha sido en Suecia, usando cánulas muy pequeñas y una técnica mucho más sofisticada, pero las vendas o prendas de contención aún tienen que ser usadas constantemente después de la intervención. Se intentó esta solución con pacientes que no respondieron a terapias conservadoras como la Terapia Física Compleja.

Los textos de la LAA son constantemente revisados, esta traducción corresponde a la sección originalmente escrita por: John R. Casley-Smith & Judith R. Casley-Smith y corregida por ellos por última vez en 1998. Correcciones posteriores fueron aportadas en el 2006.

Toda la información está bajo la protección de derecho de autor © de la Lymphoedema Association of Australia, 1998. Copias sin fines de lucro de la misma están autorizadas pero queda terminantemente prohibida su venta y su edición. De querer repartir copias gratuitamente la fuente debe ser citada mencionando: portal internet, fax, email, y dirección física © 2007 Lymphoedema Association of Australia. Todos derechos reservados.

Los linfedemas recientes y blandos (de Grado 1) se benefician de la elevación de la extremidad cuando esto sea posible (por ejemplo para la pierna elevando los pies de la cama). A más antiguo el linfedema mayor será el exceso de tejido fibrótico y menos eficiente será la elevación. La elevación en estos casos, sólo será una molestia inútil para el paciente. Sin embargo los pacientes con hiperplasia de los vasos linfáticos, pueden beneficiarse de ella aún teniendo un linfedema avanzado.

(Nota del terapeuta/traductor: La elevación consta en colocar la extremidad en cojines que la mantengan por encima del nivel del corazón. De ninguna manera se trata de mantenerla a la vertical, por ejemplo amarrándose de noche el brazo a una cuerda que cuelga del techo).

Los textos de la LAA son constantemente revisados, esta traducción corresponde a la sección originalmente escrita por: John R. Casley-Smith & Judith R. Casley-Smith y corregida por ellos por última vez en 1998. Correcciones posteriores fueron aportadas en el 2006. Comentarios adicionales del terapeuta/traductor están debidamente señalados en el texto.

Toda la información está bajo la protección de derecho de autor © de la Lymphoedema Association of Australia, 1998. Copias sin fines de lucro de la misma están autorizadas pero queda terminantemente prohibida su venta y su edición. De querer repartir copias gratuitamente la fuente debe ser citada mencionando: portal internet, fax, email, y dirección física © 2007 Lymphoedema Association of Australia. Todos derechos reservados.

Los pacientes a veces creen que puesto que el exceso de proteínas en los tejidos es la causa de la hinchazón, una dieta baja en proteína debería ayudarles. Esto no es así y tampoco reduce las proteínas en los tejidos; ¡de hecho la proteína se necesita en la dieta para mantener la integridad de los tejidos conectivos y prevenir así que hinchen más! Una dieta normal bien equilibrada es lo más adecuado. Sin embargo, el exceso de grasa hará que los síntomas del linfedema sean más severos y más difíciles de tratar. Trate de no subir de peso.

Nota del terapeuta/traductor: Las recomendaciones básicas para una vida sana son aplicables, beba mucha agua y coma moderadamente. Sigua una dieta baja de sal y grasas. Durante vuelos en avión, además de tomar mucha agua y evitar consumir bocadillos saldados que van a hacer que retenga agua, evite también el alcohol y la cafeína (café, té y gaseosas).

Los textos de la LAA son constantemente revisados, esta traducción corresponde a  sección originalmente escrita por: John R. Casley-Smith & Judith R. Casley-Smith y corregida por ellos por última vez en 1998. Correcciones posteriores fueron aportadas en el 2006. Comentarios adicionales del terapeuta/traductor están debidamente señalados en el texto.

Toda la información está bajo la protección de derecho de autor © de la Lymphoedema Association of Australia, 1998. Copias sin fines de lucro de la misma están autorizadas pero queda terminantemente prohibida su venta y su edición. De querer repartir copias gratuitamente la fuente debe ser citada mencionando: portal internet, fax, email, y dirección física © 2007 Lymphoedema Association of Australia. Todos derechos reservados.

Desgraciadamente, los diuréticos son inútiles para casos de linfedema (excepto en emergencias), pero claro está, pueden ser necesarios para cualquier otra condición subyacente, como puede ser edemas asociados a fallas cardíacas o alguna condición circulatoria. Los diuréticos sólo eliminan agua, sin embargo los linfedemas son causados por el exceso de proteína en los tejidos, el cual atrae y retiene el agua. Si la proteína es removida, el agua se irá vía el sistema sanguíneo y por ende, el linfedema, se reduce. Los diuréticos concentran proteína en los tejidos y por ello pueden aumentar la retención de agua (en vez de disminuirla).

Si se ha tomado diuréticos por un largo periodo de tiempo y suspendidos de golpe, el cuerpo (por ejemplo los riñones) muchas veces no se ajustan bien al cambio, y pueden demorar un mes o más para reajustarse. Durante este tiempo de reajuste, puede ocurrir un empeoramiento inmediato del linfedema. Es este empeoramiento que llevó a pensar que los diuréticos ayudaban en casos de linfedema. Si es que se toma la decisión de detener la toma de diuréticos, es más adecuado hacerlo gradualmente al comienzo de un curso de tratamiento intensivo de terapia linfática compleja. En estas condiciones la hinchazón está controlada, los efectos secundarios son mínimos y el paciente se encuentra mejor. Sin embargo esto puede no ser posible para todos los pacientes y cualquier cambio en la toma de diuréticos debe ser consultado con anterioridad con su especialista.

Los textos de la LAA son constantemente revisados, esta traducción corresponde a la sección originalmente escrita por: John R. Casley-Smith & Judith R. Casley-Smith y  corregida por ellos por última vez en 1998. Correcciones posteriores fueron aportadas en el 2006.

Toda la información está bajo la protección de derecho de autor © de la Lymphoedema Association of Australia, 1998. Copias sin fines de lucro de la misma están autorizadas pero queda terminantemente prohibida su venta y su edición. De querer repartir copias gratuitamente la fuente debe ser citada mencionando: portal internet, fax, email, y dirección física © 2007 Lymphoedema Association of Australia. Todos derechos reservados.

Los problemas de piel usualmente causan localmente un edema de alta densidad de proteínas lo que se suma a la carga de un sistema linfático de por sí sobrecargado por un edema de alta densidad de proteínas generalizado. por ello, se pone especial énfasis en mantener la piel lo más limpia, sana y flexible que sea posible para evitar problemas, si estos ya están presentes, se deberán tratar para solucionarlos.

El cuidado de la piel es el primer punto que debe ser evaluado cuando llega un paciente a un centro de tratamiento de linfedemas. Esto toma tiempo así que es mejor que el paciente haya resuelto el problema antes de acudir al centro. Para minimizar el linfedema es mejor resolver estos problemas en cuanto antes o evitarlos.

Mucho es lo que se puede hacer para evitar problemas de piel en las etapas iniciales del linfedema y para las extremidades que solo están en riesgo. La piel debe ser mantenida flexible e hidratada. Obviamente se debe tratar de evitar cuidadosamente traumas en las extremidades (por ejemplo golpes, abrasiones, quemaduras, quemaduras de sol, picaduras de insectos). De ocurrir, se deberán tratar de inmediato. La extremidad debe ser mantenida perfectamente limpia y ser secada muy cuidadosamente. Una loción de limpieza con base de aceite mineral reseca menos y es mejor para la piel que un jabón cosmético. Para más detalles vea: “informaciones para pacientes“.

En el centro de tratamiento, se verán probablemente situaciones en las que ya están presentes cambios en la calidad de la piel, otros métodos deberán entonces ser necesitados para lidiar con esto. Es algunas veces esencial el trabajar en conjunto con un dermatólogo ya que algunas de estas condiciones, especialmente cuando hay presencia de hongos, pueden ser muy difíciles de erradicar.

En casos extremos, hay que descamar la piel como parte del tratamiento diario. esto comprende remover pedazos pequeños de piel muerta -un pedazito a la vez- exponiendo el tejido que está debajo para que las infecciones puedan ser tratadas con mayor facilidad. Las úlceras también presentan su propio dilema particular y requieren apósitos especiales debajo del vendaje.

Los textos de la LAA son constantemente revisados, esta traducción corresponde a la versión por J.R. Casley-Smith & Judith R. Casley-Smith (L.A.A., Universidad de Adelaida – Australia), con última corrección aportada al documento en fecha del 31 de agosto de 1995. 

Toda la información está bajo la protección de derecho de autor © de la Lymphoedema Association of Australia, 1998. Copias sin fines de lucro de la misma están autorizadas pero queda terminantemente prohibida su venta y su edición. De querer repartir copias gratuitamente la fuente debe ser citada mencionando: portal internet, fax, email, y dirección física © 2007 Lymphoedema Association of Australia. Todos derechos reservados.

Prevenir es mejor que curar, lo que sigue aplica para todos los pacientes con linfedema o en riesgo de tenerlo. El linfedema puede ser a menudo prevenido o evitado durante muchos años después de una cirugía o sesiones de radioterapia que comprometan un grupo de ganglios linfáticos. El paciente debería ser informado cuidadosamente en el momento de la intervención y llevado a tomar consciencia que tiene a partir de ese momento una o varias extremidades en riesgo y que deberá cuidar bien de ella(s).

Desgraciadamente esto no se hace a menudo y como consecuencia hay pacientes muy molestos a quienes les hubiese gustado el estar plenamente informados de las posibles consecuencias de la cirugía y/o radioterapia. En particular les hubiese gustado estar informados de los medios preventivos que hubiesen podido tomar para evitar la pérdida de movilidad del brazo y aún más importante, la aparición del linfedema. Después de cirugías y/o radioterapias, los pacientes deben ser inmediatamente instruídos detalladamente -incluyendo cuales son los ejercicios recomendados.

Los pacientes con linfedema deben memorizar los puntos siguientes. Respetarlos les ayudará a evitar que su extremidad empeore, ignorarlos puede permitir que la extremidad se degrade muchísimo.

Los pacientes que hayan sido tratados con éxito, de manera a que ya no necesiten llevar una prenda de contención, deben recordar que su extremidad aún se encuentra en situación de riesgo (todavía tienen una capacidad linfática reducida), estos puntos son todavía vitales para que su extremidad mantenga una apariencia “normal”.

Las siguientes informaciones deberían darse a todos los pacientes: (Número de 1 al 12 ayudan a prevenir el linfedema pero sirven también para pacientes con linfedema ya declarado)

  1. No ignore ni el más leve incremento del tamaño, ni un malestar constante en (o en áreas adyacentes a) la zona riesgosa. Detenga una condición seria de linfedema antes que empiece -y hágalo rápidamente.
    1. No deje que su brazo se sienta: Apretado, Adolorido, Caliente, Cansado.
    2. No deje que su piel se ponga: Roja, Agrietada, Marcada
      Si es que esto ocurre vea: “Equilibrando las actividades“.
      .
  2. Mantenga la extremidad con linfedema o con riesgo de tenerla impecablemente limpia. Un limpiador sin jabón es recomendado. No use jabón, de preferencia use loción de limpieza con base de aceite mineral de PH neutro o ácido, idealmente de 5.5 o menos. Cuando se seque hágalo con suavidad pero a conciencia. Asegúrese que estén bien secos los pliegues y las zonas entre los dedos.
    .
  3. Evite traumas (golpes, cortes, quemaduras, quemaduras de sol, heridas deportivas, picaduras de insectos) Tenga cuidado al cortarse las uñas, no corte la cutícula, a lo más empújela hacia atrás con “palitos para cutículas” recubiertos de algodón. Si se lo hace una manicurista verifique que proceda de la misma manera. Puede remojar el corta-uñas o tijera en una solución de vinagre con agua para desinfectarla antes y después de usar. En caso de uñas de los pies complicadas acuda a un podólogo profesional.
    Al coser con un brazo con linfedema, el paciente deberá siempre usar un dedal, si trabaja en el jardín, deberá colocarse guantes, si camina en la naturaleza deberá protegerse con la ropa y zapatos adecuados.
    La piel seca y callosa no deberá nunca ser cortada, use para ablandarla crema con 10% de urea o ungüento de lanolina pura, no use piedra pómez ni preparaciones ácidas. Solo se colocarán puntualmente en la zona a tratar.
    Use repelente: Para evitar picaduras de insectos (no lo use bajo una prenda de contención) en caso de picazón y erupciones: NO SE RASQUE, use crema con hidrocortisona o antihistamínicos.
    Atienda inmediatamente todo corte, arañazo, mordedura u otro tipo de desgarro de la piel: lleve siempre consigo paños de alcohol, un producto que selle heridas y/o gasa y “curitas” (si usa esparadrapo no lo aplique formando un anillo alrededor de la extremidad lo que bloquearía el flujo linfático).
    .
  4. Recuerde que, ya que su sistema linfático no está funcionando normalmente, tiene un riesgo mayor de infección. La infección es uno de los detonadores que pueden desencadenar un linfedema. Cualquier abertura en la piel es una vía de entrada para los gérmenes. Trate de evitarlas.
    Cualquier enrojecimiento -infección- debe ser tratada DE INMEDIATO. Todas las infecciones necesitan de antibióticos (algunos pacientes los toman en permanencia). Pacientes que tienen frecuentes ataques infecciosos deberían cargarlos consigo siempre (literalmente en la cartera o bolsillo) para poder tomarlos de inmediato al inicio del ataque. El esperar un par de horas es demasiado en estos casos.
    Cuidado con las tineas (hongos) a veces solo se presentan como un leve enrojecimiento y despellejamiento de la piel. De tener Hongos: Si los ungüentos tópicos no funcionan, consulte con su doctor para ver si puede tomar medicamentos por vía oral. Para prevención, alterne sus zapatos y espolvoréelos de talco antimicótico, puede hacer lo mismo con sus medias y zonas inflamadas.
    .
  5. No cargue pesos excesivos (cajas o compras) con un brazo afectado o en riesgo de tener linfedema. Tampoco use una cartera pesada en el hombro de la zona en peligro.
    .
  6. El paciente DEBE IMPEDIRLE a CUALQUIERA el tomarle la presión sanguínea, sacarle sangre o ponerle una inyección (o vía de suero) en un brazo con linfedema o en riesgo de tenerlo. Esto incluye fluidos intravenosos etc. durante una cirugía en cualquier otra parte del cuerpo. Para mediciones de presión el otro brazo o una pierna pueden ser usados (vea igualmente el punto 20).
    Otros tratamientos inadecuados: A veces los terapeutas o personal médico se olvidan de preguntar si es que pueden manipular la extremidad y tronco adyacente al área afectada.
    1. No dejar que le coloquen a uno compresas calientes, tratamientos con parafina caliente, diathermia, Moxibustión, Termo-masajes etc.
    2. No dejar el uso de ultrasonidos continuos, solo los alternos
    3. No dejar que le coloquen bolsas de hielo, masaje de hielo etc.
    4. No use diuréticos, no deben de usarse en el tratamiento contra el linfedema (salvo temporalmente si hubiera otra condición diagnosticada por su doctor)
    5. No haga rehabilitación o ejercicios con pesos de puño (brazo afectado) o de pantorrilla (si pierna)
    6. No permita que lo echen del lado afectado o con el brazo doblado por mucho tiempo.
    7. Tenga cuidado cuando le hagan un chequeo muscular manual.
    8. No deje que sus músculos se queden en contracción estática por mucho tiempo.
    9. No se haga electro miografías
    10. No deje que le hagan tracciones de brazo
    11. No se haga masajes “estéticos” (movimientos de presión fuerte para romper las cápsulas adiposas o golpes que pueden dejar moretones) ni masajes de deportistas (movimientos muy cortos, rápidos y con gran presión siguiendo la línea de los músculos y tendones).
    12. No haga acupuntura ni acupresiones (masajes de shiatsu por ejemplo) en cuadrantes afectados.
    13. Tenga cuidado como le colocan el esparadrapo en la zona afectada, nunca deben formar una cinta de constricción.
      .
  7. La extremidad debe ser mantenida lo más fresca posible en climas cálidos (con aire acondicionado de ser posible). EVITE QUEMADURAS DE SOL. Use bloqueador solar: Factor de protección 40 o más alto. (Cuidado el llevar una prenda de contención no lo protege de quemaduras solares). De hecho evite las temperaturas extremas, tanto el calor como el frío intenso afectan el buen funcionamiento del sistema linfático.
    .
  8. Es muy importante de mantener la piel flexible y humectada. Existen cremas especiales para el linfedema, si no las puede conseguir, aplíquese diariamente una loción hidratante: De PH bajo, sin fragancia. Puede conseguir papeles indicadores de PH para probar sus productos. Lo ideal son los productos de PH 5.5.
    .
  9. Una dieta normalmente balanceada es lo mejor (con muchas vitaminas). El linfedema es un edema de alta densidad de proteínas, pero el comer muy pocas proteínas solo hace que se debiliten los tejidos conectivos y esto empeora el edema.
    Ha sido comprobado que el ser obeso es un factor que contribuye al desarrollo de linfedema entre las personas que están en riesgo de tener esta condición. Siga una dieta sana, haga ejercicio regularmente y trate de mantener un buen peso corporal. Si aumenta de peso aún sin llegar a ser obeso, su sistema linfático va a tener que trabajar más para drenar el fluido de un mayor volumen corporal.
    .
  10. La presiones bajas de las cabinas de los aviones pueden causar hinchazón generalizada y la sobrecarga del sistema linfático en el brazo o tronco afectado, detonando o empeorando el linfedema. Esto puede ocurrir durante cualquier vuelo, si ya voló anteriormente sin inconvenientes, no está libre de riesgo para vuelos futuros. Si tiene que volar, asegúrese de se debe usar una prenda de contención, vendajes adicionales pueden ser necesitados en vuelos largos. Un guante debe ser agregado aún en casos en que usualmente no son llevados. Esto es también válido para extremidades en riesgo de tener linfedema. Mueva el brazo frecuentemente, evite cargar maletas pesadas si su brazo está en riesgo, tome mucha agua y evite las bebidas alcohólicas, la cafeína y los bocadillos salados.
    .
  11. Evitar la constricción: El paciente debe usar prendas sueltas, no bloquee los pocos vasos linfáticos que siguen funcionando. Los capilares linfáticos están a flor de piel, un sostén que deje una leve marca en la piel, por más suave que sea esa marca, está aplastado estos capilares y por tanto bloqueando el flujo linfático en esa zona. Los peores son los calzones, calzoncillos y los sostenes, no deberían dejar ni la más mínima marca en la piel. También pueden ser un problema, jeans o prendas ajustadas, así como zapatos con tiras. Se pueden colocar almohadillas bajo las tiras de los sostenes, y extensores para agrandarlos. Los calzones y calzoncillos deben quedar sueltos alrededor de la cintura y muslos. No deberían de dejar en la piel ningún enrojecimiento ni marca a la hora de retirarlos. La joyería ajustada tampoco debe ser llevada si el brazo es afectado, con ello se entiende cualquier cosa que ajuste la piel en la extremidad afectada y/o tronco.
    .
  12. Use una prenda de contención (manga o media) en todo momento INCLUIDO DE NOCHE. Puede ser necesario de usar una prenda de menor compresión para la noche, y para poder dormir mejor, las vendas suelen ser más agradables (solo en el caso que el paciente sepa vendarse adecuadamente sino podría ser perjudicial).
    Si el paciente va a salir para una ocasión especial, puede ser posible que lo haga sin llevar compresión puesta solo por esa única vez. Si lo hace, debe medir su extremidad antes y después de la salida para controlar el linfedema. Si la extremidad empeoró, no debe volver a intentarlo durante por lo menos un mes. Sin embargo, el quitarse la compresión no debe ser intentado antes que hayan pasado por lo menos varios meses (9 a 12) desde el final del curso intensivo de tratamiento de linfedema, para dar tiempo a que los tejidos se hayan remodelado acordemente, sino se pueden volver a llenar de fluido muy rápidamente.
    .
  13. Si una prenda de contención no cubre los dedos ni la mano, o la parte baja del pie, y que estos empiezan a hincharse, el paciente debe contactar su terapeuta de inmediato.
    .
  14. Deben evitarse el mantenerse en posiciones estáticas por periodos largos de tiempo, El drenaje del sistema linfático es ayudado por los cambios de posiciones y por el movimiento. Si es afectada la pierna y que el paciente debe permanecer de pie por largos periodos, puede ayudar el cambiar de alturas de tacos varias veces durante el día. De otra manera, use calzado confortable, ajustable con pasadores y de preferencia suelas acolchadas (por ejemplo “sneakers”).
    No deje que el brazo afectado quede colgando o doblado por largos periodos de tiempo, ya que esto bloqueará el flujo linfático. Lo mismo sucede si uno se queda echado sobre el lado afectado. Es mejor estar activo.
    .
  15. Asegúrese que toda la ropa que esté en contacto con su piel, así como las prendas de contención sean lavadas regularmente. (Las prendas de contención deben ser lavadas de acuerdo a las instrucciones de su fabricante).
    .
  16. Los pacientes deben ejercitarse pero NO en exceso. (No permita que la extremidad se sienta cansada o adolorida). No debe sobre ejercitar una extremidad en riesgo, toda sobre ejercitación, causará síntomas de recarga del sistema linfático.
    Si la extremidad se cansa, recuéstese con el brazo o pierna en posición elevada. Evite sentarse si una pierna es la afectada, ya que esto impedirá el drenaje a través de la región de los glúteos.
    Los pacientes deberán también recordar de usar una prenda de contención o vendas mientras hacen ejercicios.
    .
  17. La rutina de ejercicios descongestinantes de cada paciente debe ser modificada por un terapeuta calificado de manera a ajustarse a cada persona individualmente. Se requiere de paciencia de ambas partes, del terapeuta y del paciente para llegar a efectuar los movimientos más difíciles correctamente.
    .
  18. Para remover vello de las piernas o axilas de extremidades afectadas (o en riesgo) use una navaja eléctrica debidamente mantenida (cambiar la cabeza cuantas veces sea necesario) para evitar cortes, son mucho más seguras que las navajas descartables dichas “de seguridad” depiladores o guantes abrasivos.
    .
  19. Cambie su prenda de contención de acuerdo a las recomendaciones del fabricante o si la siente suelta (si la siente suelta es que la extremidad se ha reducido, o que la prenda está caduca – en ambos casos ya no está cumpliendo con su función). Las medias no deben dejar la marca de un anillo de compresión en el tobillo, rodilla, ingle o cintura. No deben producir fricción en ninguna parte. si ocurriera pida ayuda a su terapeuta.
    Lave las prendas de contención siguiendo las recomendaciones del fabricante. Si no lo hace no durarán mucho, y son costosas.
    La extremidad afectada debe ser medida por lo menos una vez al mes. Si ocurre algún cambio (aumento o disminución), consulte con su terapeuta. Pueda que necesite ayuda si el tamaño ha aumentado, si ha disminuido necesitará una prenda de contención nueva.
    .
  20. Los pacientes que tienen linfedema primario en una pierna deben recordar que la otra pierna “normal” puede también tener un sistema linfático deficiente. Debe ser protegida como una extremidad en riesgo. No inyecciones etc. Una media de compresión debe ser llevada en vuelos largos, se deben tratar rápidamente las inflamaciones etc. ¡Es muy importante que prendas de contención sean llevadas durante los embarazos!
    .
  21. Es bien sabido que los pacientes que usan sentido común e inteligencia frente a sus problemas pueden llegar a vivir una vida casi normal. En cambio, los que olvidan detalles, recomendaciones y que son “dejados”, promueven problemas que irán en aumento y se intensificarán haciendo que sus actividades diarias sean cada vez más difíciles e incómodas. ¡Pero los pacientes solo pueden poner de su parte si han sido cuidadosamente instruidos!

Los textos de la LAA son constantemente revisados, esta traducción corresponde a la versión de: Judith R. Casley-Smith (L.A.A., Universidad de Adelaida – Australia). Comentarios adicionales del terapeuta/traductor están debidamente señalados en el texto provienen de la formación abril-2008 en “Terapia Linfática Compleja CSLT” Método Casley-Smith, Instructor DeCourcy Squire, PT, CLT-LANA, CI-CS. Las partes añadidas están en cursivas.

Toda la información está bajo la protección de derecho de autor © de la Lymphoedema Association of Australia, 1998. Copias sin fines de lucro de la misma están autorizadas pero queda terminantemente prohibida su venta y su edición. De querer repartir copias gratuitamente la fuente debe ser citada mencionando: portal internet, fax, email, y dirección física © 2007 Lymphoedema Association of Australia. Todos derechos reservados.

Como hemos dicho anteriormente aunque no haya ningún síntoma visible, después de cualquier cirugía o sesiones de radioterapia en la que el sistema linfático ha sido involucrado, este no está funcionando normalmente. Se trata pues de hacer todo lo posible para que la extremidad y la porción de tronco correspondientes a la zona afectada se mantengan deshinchados.

Para ello debemos impedir cualquier acción que afecte el sistema linfático ya que esto puede ser un detonador para desarrollar un linfedema.
Un detonador es cualquier evento que afecte un sistema linfático ya comprometido y cause que el paciente pase de un Estado Latente a un Estado de Linfedema.

Pueden ser detonadores:

  • Todo lo que aumente la carga linfática:
    • Sobrecalentamiento
    • Sobre ejercitación
    • Infecciones
    • Respuestas alérgicas
    • Daños a las paredes de los capilares
    • Calor excesivo
  • Todo lo que restringa o disminuya el flujo linfático:
    • Constricción
    • Espasmos de los vasos linfáticos durante infecciones
    • Aumento de la fibrosis
    • Aumento de la capacidad de ceder de los tejidos
    • Actividad muscular disminuida o posiciones estáticas por periodos largos
    • Frío excesivo
    • Heridas de los vasos linfáticos
    • Subir de peso

Tenga siempre presente estos dos aspectos:
1  Evitar infecciones, mediante cuidados adecuados de la piel que evitan que se agriete.
2  Evitar aumentar o impedir el flujo linfático, mediante una modificación de las actividades.

La información de este párrafo proviene de la formación abril-2008 en “Terapia Linfática Compleja CSLT” Método Casley-Smith, Instructor DeCourcy Squire, PT, CLT-LANA, CI-CS.

Toda la información está bajo la protección de derecho de autor © de DeCourcy Squire, PT, CLT-LANA, CI-CS. Copias sin fines de lucro de la misma están autorizadas pero queda terminantemente prohibida su venta y su edición. De querer repartir copias gratuitamente la fuente debe ser citada mencionando: portal internet, fax, email, y dirección física © DeCourcy Squire, PT, CLT-LANA, CI-CS. Todos derechos reservados.

Si durante una actividad cualquiera su brazo se siente más apretado, adolorido, caliente, cansado o pesado que lo normal:

¿Qué es lo que se tiene que hacer de inmediato?

  • Detener la actividad que se está haciendo.
  • Aflojar cualquier cosa que esté ajustando la extremidad y tronco.
  • Refrescar la extremidad con un paño fresco (no frío).
  • Dejar que descanse la extremidad estando apoyado en una posición elevada hasta que los síntomas pasen.

¿Qué es lo que se tiene que hacer en el futuro?

  • Evite la actividad que produjo los síntomas.
  • Si esto no es posible, encuentre formas de hacer que esa actividad sea “menor y más suave”.
  • Use compresión (prenda de contención o vendas de baja elasticidad) durante la actividad.
  • Haga pausas frecuentes durante la actividad para poder dejar descansar la extremidad apoyándola en una posición elevada.
  • Evite los extremos, recuerde que:
    La actividad es buena. La inactividad y la sobre ejercitación son dañinas.
    La compresión con gradiente es buena. La constricción y la piel no sostenida son dañinas.
    Las temperaturas frescas y tibias son buenas. El frío y el calor intensos son dañinos.

La información de este párrafo proviene de la formación abril-2008 en “Terapia Linfática Compleja CSLT” Método Casley-Smith, Instructor DeCourcy Squire, PT, CLT-LANA, CI-CS.

Toda la información está bajo la protección de derecho de autor © de DeCourcy Squire, PT, CLT-LANA, CI-CS. Copias sin fines de lucro de la misma están autorizadas pero queda terminantemente prohibida su venta y su edición. De querer repartir copias gratuitamente la fuente debe ser citada mencionando: portal internet, fax, email, y dirección física © DeCourcy Squire, PT, CLT-LANA, CI-CS. Todos derechos reservados. 

Contáctanos vía WhatsApp!
Enviar Mensaje